Arte Sacro
  • Noticias de Sevilla en Cuaresma
  • viernes, 05 de marzo de 2021
  • faltan 23 días para el Domingo de Ramos

El teólogo claretiano Pedro Belderrain cree que “debemos hacer un gran esfuerzo por re-oxigenar las relaciones dentro de la comunidad cristiana”


IVICON. “Debemos hacer un gran esfuerzo por re-oxigenar las relaciones dentro de la comunidad cristiana”, señala el claretiano Pedro Belderrain, director de la revista Vida Religiosa , para quien entre todos los diálogos importantes el más urgente en estos momentos es “el que tenemos que emprender quienes dentro de la misma comunidad, la misma congregación, o la misma Iglesia , vemos cosas de modo diferente”.

En una reflexión que aparece en el último número de la revista de la que es director, Belderrain opina que en la Iglesia de España “urge recrear espacios de comunión” entre las distintas vocaciones eclesiales, al tiempo que insiste en que “hay que recrear lazos de comunión eclesial”.

Para apoyar su argumento, el teólogo claretiano cita, entre otros documentos, un texto de la carta apostólica de Juan Pablo II “Al comienzo del tercer milenio”, en la que el anterior pontífice decía que “hemos de hacer nuestra la antigua sabiduría, la cual, sin perjuicio alguno del papel jerárquico de los Pastores, sabía animarlos a escuchar atentamente a todo el Pueblo de Dios”.

Belderrain se remite también a otros periodos de la Iglesia en España, en concreto al “precedente bien hermoso” del Congreso de Evangelización, celebrado en 1985, y al que el entonces presidente de la Conferencia Episcopal Española , Gabino Díaz Merchán, evocaba un año más tarde con estas palabras: “Obispos, sacerdotes, religiosos y laicos de todas las edades, estados y profesiones hemos convivido manifestando el hecho de la diversidad y riqueza del pluralismo de la Iglesia en España, dentro de una clara identidad católica, que nos hacía conscientes de mantenernos en comunión con la Iglesia”.

Al evocar aquel acontecimiento de hace veinte años, Belderrain se pregunta: “¿Por qué oponer diversidad, pluralismo, identidad y comunión? ¿Por qué temer al diálogo, la escucha mutua, la posibilidad de que nos interpelen, nos sugieran, hasta que nos corrijan?”.

Por lo que respecta a la vida religiosa , el misionero claretiano tiende la mano al diálogo intraeclesial apoyándose en lo que ya expresó el documento final del Congreso Mundial de Vida Consagrada, celebrado en Roma en noviembre de 2004: “Tenemos sed de una nueva etapa de mutuas relaciones con nuestros pastores, con otros grupos y movimientos de la Iglesia, animadas por la equidad, la fraternidad y la sororidad, y una mayor confianza y apertura mutuas”.










Utilizamos cookies para realizar medición de la navegación de los usuarios. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso.