Arte Sacro
  • Noticias de Sevilla en el mes de los difuntos
  • miércoles, 22 de noviembre de 2017
  • faltan 123 días para el Domingo de Ramos

Provincia. Fervor a la Virgen de la Fuensanta en la Sierra Sur de Sevilla


Manuel Pinto Montero. La pequeña Aldea de Corcoya, perteneciente al municipio de Badolatosa, vivió sus días grandes en torno a la Festividad de la Natividad de Nuestra Señora honrando a la Santísima Virgen de la Fuensanta que goza de gran fervor en la Sierra sur sevillana.

Varias son las leyendas que nos hablan de la devoción a la Virgen de la Fuensanta desde el año 1383 cuando se cuenta que apareció en una gruta cercana a su Ermita, en un bello paraje natural a un kilómetro de Corcoya. Narra las crónicas de un vecino de Badolatosa que se encontraba enfermo caminaba por la sierra buscando un médico y se le apareció la Santísima Virgen quien le pidió que bebiera agua del arroyo para que se curara como así ocurrió. Otras crónicas nos cuenta como una mujer ante la crecida del río pidió ayuda a la Virgen María y las aguas volvieron a la calma.

Todas estas leyendas se sitúan en lugares cercanos a la Ermita de la Virgen de la Fuensanta, que además cuentan que fue refugio del bandolero José María el Tempranillo. La Ermita actual es del siglo XVII.

Corcoya acompaña cada año la tarde del 7 de septiembre, Víspera de la Natividad de Nuestra Señora, a la Virgen de la Fuensanta hasta su Ermita a la cual llega con la noche sobre la sierra. Durante toda la noche numerosos devotos se acercan hasta su Ermita venidos de pueblos cercanos como Casariche, Badolatosa, Sierra de Yeguas, La Roda de Andalucía o Alameda, esta última cuenta con Hermandad Filial desde 1999.

Ya por la mañana con la Santísima Virgen entronizada en su majestuoso retablo se celebra Solemne Función en su honor antes de ser bajada hasta su paso para procesionar por el campo y regresar a su Templo donde es venerada durante todo el año. Para la gloriosa procesión Nuestra Señora de la Fuensanta procesiona bajo templete de madera dorada portada a hombros de numerosos devotos que con gran esfuerzo la llevan hasta su casa.

Cercana a las tres de la tarde, y tras unas dos horas de procesión la Virgen de la Fuensanta regresaba a su Templo arropada por numerosos devotos que esperan impaciente la llegada de un nuevo mes de septiembre para acompañar a la Santísima Virgen hasta su Ermita en el corazón mariano de la sierra sur sevillana.

Fotos: Manuel Pinto Montero.








Utilizamos cookies para realizar medición de la navegación de los usuarios. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso.