Arte Sacro
  • Noticias de Sevilla en el mes de los Difuntos
  • jueves, 21 de noviembre de 2019
  • faltan 136 días para el Domingo de Ramos

Las provincias claretianas de Aragón y Castilla León se unificarán en el 2007


Durante los últimos tres años han funcionado como Confederación para aunar criterios especialmente en lo relativo a la pastoral juvenil y la formación.

IVICON- Las provincias claretianas de Aragón y Castilla y León se unificarán, previsiblemente, a partir del 1 de enero de 2007 en una nueva provincia religiosa que se llamará Provincia de Santiago. Así lo ha comunicado el claretiano Manuel A. Tamargo, superior de la Confederación Claretiana de Aragón, Castilla y León, a los miembros de la Confederación   después de celebrarse, el pasado fin de semana, un encuentro entre los gobiernos provinciales de las tres provincias, los padres visitadores, el gobierno de la Confederación y el Padre General de los Claretianos.

En una carta enviada a los religiosos, el padre Tamargo explica que, tras una consulta a los religiosos y con el apoyo del 90 %, se ha solicitado al Gobierno General de la Congregación que “el 1 de enero del año próximo finalice el período de Confederación y comience su andadura la nueva Provincia”. El religioso manifiesta también que “vamos dando pasos significativos en el camino que nos habíamos propuesto; el de este fin de semana es realmente importante, como todo el mundo puede apreciar. Pero, sobre todo, vamos dando pasos muy respaldados por todos vosotros[refiriéndose a los claretianos], y eso da sentido y consistencia a las decisiones tomadas. Al mismo tiempo, nos permite situarnos en clave de fraternidad, de entendimiento mutuo, de comunión de inquietudes y aspiraciones. Sólo así se puede pensar en seguir avanzando”.

Otras Congregaciones Religiosas están en procesos de reorganización de su presencia en nuestro país. La fórmula elegida por los Claretianos, la Confederación , ha sido un paso previo a la unificación de estas tres provincias claretianas. Pero al mismo tiempo cada una de las provincias ha mantenido su propia autonomía. Como ha explicado Manuel Tamargo, esta estructura se creó para “aunar criterios, especialmente sobre pastoral juvenil, formación, especialmente de los laicos, y economía”. La valoración, al final de este proceso, ha sido positiva, pues “ha permitido que las personas pierdan los miedos, permite que se trabaje en común y se ven aspectos más comunes de los que se veían al principio”.

Esta estructura de confederación, que desaparecerá el próximo año, ha permitido, también, “crear conciencia de una única provincia”. Según el religioso, en este tipo de estructuras “hay que aquilatar bien la duración del proceso”, pues el aspecto de provisionalidad puede ser un inconveniente.

“El proceso de transición -añade Manuel Tamargo-, no termina el 1 de enero. En ese momento, con un Gobierno Provincial nombrado al efecto por el Gobierno General, se abre un período precapitular que terminará con la celebración en verano de ese año del primer Capítulo Provincial. De él saldrá ya un Gobierno elegido por votación, con un Proyecto de Vida y Misión y un plan de revisión de posiciones respaldados por los capitulares”.










Utilizamos cookies para realizar medición de la navegación de los usuarios. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso.