Arte Sacro
  • Noticias de Sevilla en Tiempo Ordinario
  • martes, 02 de junio de 2020
  • faltan 299 días para el Domingo de Ramos

Cristo de la Expiración


El Viernes Santo la tarde se ha vestido de violeta: huele a azahar y a romero, a incienso, a jazmín y a cera. 

Hasta en el río las aguas dicen dolores y quejas y con sangre de claveles lloran las flores su pena. 

Quiebran los aires quejidos de tambores y trompetas, en el cielo.., 

Se oye cerca en el silencio el lamento con que hiere una saeta.

¡Cristo de la Expiración!

¡Ay, cuantos dolores lleva!... 

Tiene en el rostro una rosa de sangre y en la cabeza le han brotado las espinas de aquella rosa tan seca. 

Los ojos ya se le entornan como una mustia azucena, ya brotan de sus heridas torrentes de rojas perlas ya su pecho de escarlata con brillo limpio de estrellas arde en amores, respira y entre agonías espera. 

¡Cristo de la Expiración rniradlo por dónde llega! 

Decidme rosas que busca decidme que quiere, estrellas.

Es un pastor que ha perdido sólo una de sus ovejas. Llega, y pasa, se va al cielo a llevar las que le quedan. 

Sueña en silencio la tarde entre ritmos de saetas y lloran dulces los cirios con sus lágrimas eternas. 

Huele a azahar y a romero, a incienso, jazmin y a cera ya se ha cubierto la tarde con un manto de violeta. 

 

Juan Martínez Acosta

Seminarista. 

 

Fuente: 1948 Revista Calvario., Archivo de Mariano López Montes

Ilustración: Acuarela Digital Fco Javier Montiel










Utilizamos cookies para realizar medición de la navegación de los usuarios. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso.