Arte Sacro
  • Noticias de Sevilla en el mes del Carmelo
  • lunes, 06 de julio de 2020
  • faltan 265 días para el Domingo de Ramos

Domingo de Ramos. Manuel Enríquez Becerra


Domingo de Ramos, día grande en la ciudad hispalense y día triste para los cofrades sevillanos.

Mi madre, cuando yo era pequeño, me hacía que estrenara algo nuevo en ese día tan señalado como es el Domingo de Ramos e íbamos todos a recoger nuestra ramita de olivo a la iglesia a oír misa.

Este año por desgracia de la pandemia del coronavirus, no será un Domingo de Ramos, igual que todos los anteriores vividos.

Las hermandades y cofradías después del año 1933 no han dejado de hacer su estación de penitencia a la Santa Iglesia Catedral.

En 1933 se suspendieron las cofradías por el miedo a los republicanos. Estaba la II República en pié.

Hasta este año de 2020 que ha sido por causas de salud, y se han tenido que suspender, y es que la salud está ante que toda clase de fiesta, ya sea religiosa o popular.

El Vaticano ha dicho que la Semana Santa se posponga al mes de septiembre. Pero de posponerse no sería igual que en plena primavera. Aquí en Sevilla no creo que se posponga.

Tenía que ser un año bisiesto el que nos dejará sin Semana Santa a todos los cofrades sevillanos, para más “inri.”

Pero los cofrades tenemos que comprender que ante el coronavirus es mejor quedarnos en casa,y otro año será mejor. Que hay muchos años todavía de Semana Santa.

Los cristianos y católicos ahora lo que tenemos que hacer es rezar por los enfermos que hay del covid-19 y que no sigan muriendo personas por culpa del dichoso virus.

Está en peligro la vida de nuestros seres queridos que son ya mayores, y la de no tan mayores, que ya van bastantes victimas de todas las edades.

Hagamos todos una piña y quedémonos en nuestras casas y que el coronavirus no se extienda por más sitios.

Este Domingo de Ramos tenemos que encomendarnos a la hermandad de la Santísima Virgen de La Paz, a la Borriquita, a la de la Sagrada Cena, a la Hiniesta, a San Roque, a la Virgen de La Estrella, a Jesús Despojado, a la Santísima Virgen de la Amargura, y a la hermandad del Cristo del Amor.

Que teniendo a estas hermandades en nuestras retinas, sentiremos en nuestros corazones el Domingo de Ramos de la Semana Santa de 2020.

Y a todos los que viven de sus negocios de ocio y del turismo que se resignen que Dios los ayudara por otro lado, y otro año será mejor para el régimen hotelero y de restauración.

Los próximos días de Semana Santa serán iguales al del Domingo de Ramos, acordémonos de todas nuestras hermandades y cofradías y recémosle a todas para que la pandemia se vaya de una vez por todas de nuestros alrededores y no sigan muriendo más personas.

Que nuestros abuelos y nuestras abuelas sigan con nosotros muchos años más, que ya en su día en tiempos de crisis, fueron unos héroes con todos sus familiares ayudándoles con sus pensiones a seguir subsistiendo, cuando no tenían trabajo y les ayudaban económicamente a sus hijos y a sus nietos.

Manuel Enríquez Becerra

Fotos: Juan Alberto García Acevedo.










Utilizamos cookies para realizar medición de la navegación de los usuarios. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso.