Arte Sacro
  • Noticias de Sevilla en el mes del Carmelo
  • lunes, 06 de julio de 2020
  • faltan 265 días para el Domingo de Ramos

Cuando se acaba el Rocío. Antonio Sánchez Carrasco


Ayer jueves debía de haber entrado la última de las carretas de la ciudad. Y el Rocío  sin Rocío se habría terminado. El Rocío sin carretas, sin cohetes, sin sevillanas por las calles.

También terminan las ausencias, se acaban los recuerdos para llenar las tardes sin Rocío. La última foto rociera de este año me llegó desde el barrio de Triana para mi libro. La familia de los Haro me la cedieron, la foto en cuestión es del Simpecado de Triana en la aldea y por lo que tenía escrito detrás era de 1949.

Nada mejor que terminar un Rocío tan extraño que con una foto de 71 años. La Romería había superado guerras, hambrunas, sequías y pandemias y siempre se recuperó. Aún se veían tejados de caña y remolques de la posguerra y sólo un caballo se colaba en la escena.

Ayer en Triana hubiera llegado la Carreta a sus calles y habría llenado de Esperanza y de luz las calles del arrabal.

Y retumbaría en nuestras cabezas aquel estribillo,...ni la guitarra me alegra, ni las voces del boyero, ni el crujir de las carretas, ay que triste es el camino, cuando se viene de vuelta.... Pero este año no hay vuelta porque tampoco hubo ida.

Sin embargo ver a mí carreta en su capilla, el día que le hubiera tocado irse al Rocío, en vez de pena me dio esperanzas. Al menos estábamos allí para verla, en Semana Santa vi a mis titulares en fotos. Por eso entonaríamos el adiós Blanca Paloma como un canto a la Esperanza en un tiempo mejor y no con la nostalgia que arrastra cada Rocío.

Foto: Familia Haro.










Utilizamos cookies para realizar medición de la navegación de los usuarios. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso.