Arte Sacro
  • Noticias de Sevilla en el mes del Carmelo
  • lunes, 06 de julio de 2020
  • faltan 265 días para el Domingo de Ramos

El año que sólo salió la Sed. Antonio Sánchez Carrasco


Por fin visité la exposición de la Hermandad de la Sed. Hace mucho que las exposiciones me sirven para ver de cerca y fotografiar aquellos detalles que tienen las hermandades, en sus vitrinas o que sacan en la estación de penitencia pero a ritmo de una cofradía en la calle son imposibles de ver en Semana Santa.

El espacio expositivo en si es amplio y al tener sólo la planta de abajo es más fácil de dirigir al visitante que por ejemplo la que vimos en la misma ubicación sobre el Gran Poder.

Para colmo y a pesar de que yo sea hermano del Baratillo y veo la Sed muy de tarde en tarde, le tengo cierto cariño a la Hermandad de la Gran Plaza, y es que un año, de los primeros que salía la Cofradía, fue la única que vi aquella Semana Santa.

Yo era un niño enfermizo, quien lo diría ahora, y en medio de una de esas enfermedades, mis padres aparcaron el Renault 6 en Eduardo Dato y vi pasar aquellos nazarenos negros y blancos, al Crucificado de los cuatro clavos y a su Madre detrás, por eso siempre digo que para mi, hubo un año que sólo salió la Sed.

Con el tiempo entre el yo músico y el yo baratillero nos hemos visto menos, pero siempre le he tenido el cariño del recuerdo de aquel niño enfermo, que se asomaba a la ventanilla de un Renault 6.

De la exposición no les voy a desvelar nada para no hacer spoiler, pero vamos sólo por ver los documentos de la Consolación de Utrera, el paso de Cristo de la Sed y el techo de palio de la Consolación de Nervión. No les desvelo más detalles acérquense si pueden, merece la pena.

Foto: Antonio Sánchez Carrasco.










Utilizamos cookies para realizar medición de la navegación de los usuarios. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso.