Arte Sacro
  • Noticias de Sevilla en el mes del Carmelo
  • lunes, 06 de julio de 2020
  • faltan 265 días para el Domingo de Ramos

Corpus intramuros. Antonio Sánchez Carrasco


Mañana de aparcamientos libres por todo Adriano, de paseo de día de fiesta. Como María, Begoña y Ana sentadas en los ángeles en medio de un desayuno en la tercera fase. Llegamos al Ajoli al desayuno en los bares de siempre con una Ciudad que dormitaba en uno de sus días grandes. A esa hora debía ya de estar la Avenida llena de estandartes y Santa Ángela llegando a la extinta Punta del Diamante.

La Puerta de la Asunción ya estaba preparada para recibir al Señor Arzobispo y al Santísimo. Poco a poco se fue llenando la Puerta de devotos. Todos con mascarillas por si no se podía mantener la distancia social.

Comenzó la procesión por dentro de la Catedral, chaqués, uniformes, Guardia Civil, UME, médicos y enfermeras con sus batas blancas. Que desde esta pandemia también debería de ser el color de Esperanza, la Bendición con mayúsculas, porque en estos tiempos no pasa nada porque la Esperanza tenga dos colores.

Más o menos a esa hora o quizás un poco después, hoy no era día de mirar el reloj, debía de estar la otra procesión del Corpus que hoy se celebraba en el Santo Ángel, por las naves de la iglesia. Pasó la bendición y los fieles fueron disolviéndose mientras el metro centro te recordaba que Cádiz quiere que vayamos (deseando estoy de ver el Nazareno de Santa María). Por inercia fuimos haciendo el recorrido que hubiera hecho la procesión. En la Plaza de San Francisco pude fotografiar a Jorge Morillo, como cada año, salvo el pasado.

Y justo antes del epílogo cervecero en el Salvador me crucé con esta foto, la representación del Corpus 2020, el reflejo en la distancia de otra de las fiestas de la Ciudad que se perdió en la pandemia.

#Seguimos

Foto: Antonio Sánchez Carrasco.










Utilizamos cookies para realizar medición de la navegación de los usuarios. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso.