Arte Sacro
  • Noticias de Sevilla en el mes del Carmelo
  • martes, 07 de julio de 2020
  • faltan 264 días para el Domingo de Ramos

Juan Miguel Martín Mena nos presenta sus dos últimos carteles


Arte Sacro. El pintor Juan Miguel Martín Mena nos muestra sus dos ultimo carteles, presentados el pasado sabado. 

Cartel para el Carmen de la Carihuela 2020

La obra esta realizada en técnica mixta sobre papel encolado a una tabla de 70 x 100 cms.

Es  una composición alegórica que permite representar la verdadera situación que por desgracia vivimos en estos momentos, no hay ni un solo símbolo festivo pero si de devoción absoluta a la Virgen del Carmen y sobre todo de la FE tan necesaria en estas circunstancias.

Sobre una antigua cartografía de la costa malagueña se insinúa y sirve de estructura el escudo carmelita.

Una montaña:

De color marrón, con las laderas redondeadas, y cuya cima se proyecta hacia el cielo. Se refiere al Monte Carmelo, lugar de origen de la Orden, esta montaña culmina en forma de cruz, refiriéndose al caminar de los Carmelitas hacia el encuentro con Jesús.

Tres Estrellas:

La estrella inferior brilla sobre el propio habito de la Virgen a quien representa como protectora de la Orden; mientras las otras dos estrellas representan a los profetas Elías y Eliseo. Estos tres astros toman la misma forma y diseño de las bordadas en el manto de Nuestra Señora del Carmen.

Una Corona:

Ubicada por encima de montaña y coincidiendo con la misma presea de la Virgen representa la magnificencia de Dios Todopoderoso. Él es el Soberano supremo del Carmelo.

La Santísima Virgen se nos presenta con galas de majestad, convirtiendo a su paso la furiosa tempestad que sufrimos estos últimos meses, en apacible calma que ella misma nos consigue dibujando una fina linea del horizonte que acerca y une lo terrenal de lo divino.

Es ella misma la que con el poder que le otorga nuestra fuerte devoción mata a la bestia que nos acecha con este maldito virus.

En su pecho, el escudo de Torremolinos, la bandera de España y un crespón negro en señal de luto por los fallecidos en esta pandemia y a los que, permitanme, dedicar esta obra

Cartel para el 50 aniversario de los sagrados titulares de la Hermandad de la Cena (Málaga)

La obra es una composición horizontal realizada en técnica mixta sobre un collage de diferentes tipos de papel encolados a una tabla de 60 x120 cms. Se ha utilizado acrílico, pastel, grafito y tintes naturales. Al enfrentarse el autor a este encargo se encontró con la dificultad de tener que cumplir varios requisitos que complicaban el esquema compositivo que suele llevar a cabo en su cartelería. Había mucho contenido que mostrar y mucho que contar. Debían aparecer todas las imágenes, tanto los dos titulares como el misterio al completo compuesto por los doce apóstoles.

Este tipo de efemérides le gusta tratarlas desde su origen, y en ese punto se centró. Tras leer varios artículos publicados en prensa, entrevistas con el imaginero y varios documentos de la propia hermandad, Martín Mena quiso centrarse en el momento en el que el joven imaginero recibe tan magno encargo. La corporación acababa de sufrir el episodio mas triste de su historia, el incendio de sus sagradas imágenes. Se vivirían unos meses de sentimientos contradictorios. Por una parte la desolación que debe causar la perdida de sus titulares y por otra la ilusión de ver el nuevo trabajo de este joven artista que en esos momentos estaba en el principio de su prometedora carrera.

La mente de un artista en el momento de crear se llena de formas y colores, de datos y notas que se deben ir ordenando poco a poco para crear la obra de arte. Un momento de explosión, incluso de caos, que sin duda alguna, es el más mágico de todo el proceso. Se supone que Duarte también navegaría por esa tormenta de ideas, bocetos, rostros, manos, composición, anotaciones, cálculos... y es eso precisamente lo que he Juan Miguel Martín ha querido representar: La mente del artista en el minuto cero de creación.

Sobre una madera, material comunicativo del imaginero y corazón de todas sus imágenes, se reparten hojas, trozos de papel, recortes de diferentes tipos de papel llenos de anotaciones y bocetos de lo que sería para Álvarez Duarte su obra prima y mas importante para la ciudad de Málaga. Aparecen croquis y esquemas de composición del misterio. Asoman frases alusivas a las dos advocaciones de la hermandad, cartas sobre el acto de bendición de las imágenes, y actas sobre el padrinazgo de las mismas, el escudo de la hermandad, o las fechas conmemorativas.

Pero entre ese caos de ideas destacan sobre todas ellas los rostros de los santísimos titulares que emergen de las cenizas de dos viejas estampas sus predecesoras y sirven de germen a esas nuevas miradas triunfantes de los rostros que hoy en día, por mediación de Jesucristo y su santísima Madre, nos conducen a Dios.

Esta obra está firmada por quién la dibujó pero la Virgen de la Paz llora en una de sus lágrimas la firma del verdadero autor: Luís Álvarez Duarte. Va por Usted, Maestro.










Utilizamos cookies para realizar medición de la navegación de los usuarios. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso.