Arte Sacro
  • Noticias de Sevilla en Tiempo Estival
  • jueves, 13 de agosto de 2020
  • faltan 227 días para el Domingo de Ramos

A mi Virgen del Carmen de Calatrava. Fernando Aranda Arques


Hasta llegar hacia ese cielo que dejaste en la Alameda.

Este año será distinto, triste, este año no se adornaran la calle Calatrava con banderas, no saldrá la Reina del Carmen en sus pequeñas andas para bendecir las aguas.

Este año no se volverá la Santísima Virgen antes de embarcar hacia el Convento de San Clemente donde las Hermanitas saludan por la ventana.

Este año no embarcará la Santisima Virgen en su barquito y ni le tirarán pétalos desde la pasarela de la Cartuja donde todos los años ponen una colgadura de "Viva la Virgen del Carmen".

Mi corazón está partido, me siento triste de pensar de que quedan escasos días para un nuevo 15 de Julio, donde estaba ilusionado de que llegara este día para verla tan bella en sus andas, tan cerquita de nosotros y no pasará por las calles estrechas de la Alameda, donde montan un pequeño altar con una pequeña Virgen.

Este año no cantarán el coro de San José Obrero detrás de la Bella Virgen del Carmen y ni se escucharán ¡Viva la Virgen del Carmen ! A la entrada de la Capilla, que todos los años una Hermana lo dice con su corazón y su enorme devoción a su Virgen del Carmen.

Recuerdo los mejores años de mi vida junto a mi Virgen del Carmen, adornando las calles, preparando las flores de papel, preparando los pétalos, disfrutando de la velá metido en la tómbola, que por entonces se celebraba durante la primera semana de Julio.

Eran años de sentimientos y de emoción, de estar tán cerquita de Ella.

De disfrutar con los Hermanos de la Hermandad, de los que están y de los que ya están muy cerquita de la Virgen del Carmen, que son los ángelitos que tiene en la nube.

Este año no entrará la Virgen en el Convento de San Clemente y ni en el de Santa Ana.

No pasará por la calle Arte de la Seda, donde le espera a la Santísima Virgen una gran petalá de buganvillas.

No pasará por la calle Santa Ana, donde los días anteriores las hermanas con todo el cariño cosiendo las banderas para la procesión terrestre y muchos Hermanos Jóvenes, adornando la calle con las banderas del Carmen.

Tampoco habrá petalá, ni Sevillanas cantadas con el corazón y no sonará la marcha esperada.

El año pasado sonó Siempre la Esperanza, seguro que era una señal para que este año tengamos mucha Esperanza y no nos soltemos de su escapulario porque seguro de que la Virgen del Carmen nos ayudará a salir de esta Pandemia. 

Todas las ilusiones se han ido, pero siempre debemos de recordar que la Santísima Virgen nos espera en su pequeño joyero, que es su capilla.

Mi Virgen del Carmen, mi pequeña Virgen del Carmen, con su mirada dulce, que enamora y su divino niño, no nos quites nunca tu escapulario sobre nuestro pecho y líbranos de esta Pandemia. 

Dedicado a toda la Junta de Gobierno y a sus hermanos.

Texto y foto: Fernando Aranda Arques.










Utilizamos cookies para realizar medición de la navegación de los usuarios. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso.