Arte Sacro
  • Noticias de Sevilla en Cuaresma
  • viernes, 05 de marzo de 2021
  • faltan 23 días para el Domingo de Ramos

La Centuria de San Julián por Sebastián José Romero


Sebastián José Romero Camacho. Cuando se menciona la palabra Centuria en un contexto referido a la Semana Santa hispalense, está claro que nos viene a nuestra mente, esa impresionante y poderosa Centuria Macarena, perteneciente a la Legión de la invicta  e imperial l Roma.

Vamos a echarle imaginación, por parte del que escribe este artículo. Anunciamos que posiblemente pertenezcan al emperador Constantino, pues fue bajo su mandato el que Roma se hizo cristiana y en esto tuvo mucha culpa su querida madre Santa Elena: Impresiona ver a la mismísima Roma custodiando a su Cristo de la Sentencia, marcialidad en su desfile con sus Gladios hispánicas y sus pilum, capitán al frente y centurión con su Senatus portando el águila imperial desfilando al son que marca el tambor del legionario Hidalgus.

A finales de la década de los años 70, tras los rezos y preces del día, Santa María Magdalena y de testigo Nuestra Señora de La Hiniesta, la segunda mujer de Dios propone a  su Cristo de la Buena Muerte muy flojito casi en el oído; 'Padre con tu permiso quiero engrandecer aún más nuestra estación penitencial, así que vamos a  traer a una nueva Centuria, una centuria que provienen de la antigua Basilippo, hoy Arahal'.

Gens  anclada en plena campiña hispalense y dónde tengo el honor de llevar a gala su patronazgo, el cual, refuerzo cada año mis vínculos el 22 de julio y como dato definitivo, mi cariño para esa Centuria que lleva el nombre de Santa María Magdalena.
Silencio sepulcral durante algunos segundos. El Santísimo Cristo asiente la propuesta de su interlocutora.

'Padre con tu permiso me pongo manos a la obra , los emisarios contactarán con los responsables de esta Centuria'.

El Santísimo Cristo de la Buena Muerte ya soñaba con aquel acompañamiento, pues lo había vivido cuándo fue Presentado a Sevilla, en el barrio de la Calzá.

En las dependencias de gestión de la formación de Arahal, los emisarios autorizados transmiten el interés de la hermandad por la banda. Banda a la que vamos a seguir denominando Centuria Santa María Magdalena, para seguir dándole los toques romanos de este artículo. El lugar del simposium fue la histórica Imprenta  Godino. En este lugar ya en su día se imprimió el foedus que leyó Poncio Pilatos y que sentenció a Jesús. En aquella época se denominaba Prelum Typographicum Godinus.

Tras la convocatoria y una vez reunido el contubernio formado por legionarios o músicos de peditatus, pretorianos o músicos de más influencia por su historial, Centurión o jefe de banda, y por supuesto, los dos grandes tribunos o máximos responsables de la agrupación musical. Por supuesto, que tras escuchar la exposición de los máximos responsables, la decisión fue afirmativa en acompañar al Santísimo Cristo de la Buena Muerte, ¿cómo se iba a negar a la invitación, la mismísima Santa María Magdalena que le tiene dado su nombre y lo llevan con orgullo en ese escudo que lucen con orgullo en su uniforme?

Annus 1977, la Centuria Musical Santa María Magdalena va en busca de el barrio de San Julián, de la ciudad del río Betis, que por cierto; (este vocablo sería protagonista en junio de ese mismo año en la capital de Hispania). Santa María Magdalena los recibe debajo del marco ojival de la iglesia.

Y allí con una extraordinaria marcialidad, formada a escuadra y cartabón la Centuria del populus de Arahal. En vez de Senatus con el ave rapaz imperial, uno de los componentes porta un pequeño banderín con los colores de la localidad, localidad anclada en plena campiña el azul y el blanco, y presidiendo la bandera, en el centro ni más ni menos, el animal qué significa poderío y fuerza como es, el León. ¡Qué curioso!, poderío y fuerza, es lo que lleva por gala, además de otros adjetivos esta formación musical a lo largo de su historia. En vez de casco imperial o gálea sobre sus cabezas, estos llevaban boinas , cuyo origen, era la antigua organización de Falange. Curioso destacar, que este vocablo daba nombre a una organización de guerra que utilizaba Roma aunque fuera de origen griego. Chaquetas cortas con cordones rojo pasión, aquí otra palabra para definir lo que han demostrado y demuestra cada año por su Cristo de San Julián, en vez de lucir sobre sus cuerpos la armadura Lorica segmentata. Ir con zapatos de los domingos e incluso, algunos seguro que llevarían todavía los famosos Gorilus, sustituyendo a la clásica romana cómo era la sandalia caligal.

Hemos de decir también, que el uniforme de estos legionarios de Arahal ha ido cambiando según los tiempos y la historia, pero nunca perdiendo su sello propio y original.

La Centuria de Arahal, en sus manos no portaban ni la famosa gladio hispánica ni tampoco portaban la pilum, acariciaban instrumentos de viento metal y tambores de reglamento con los colores de Hispania.

Según los historiadores autorizados y especialistas en el tema de las legiones romanas, estas centurias, llevaba hasta su grupo de los llamados gregarios o auxiliares. En esto se parecía y se parece hoy en día esta agrupación musical, pues llevaban a sus auxiliares para portar los víveres y material de sustitución, así como material propio de una banda de música para socorrer a cualquier legionario en cualquier momento,  que no le faltara nada.

La historia dicto sentencia, proclamó al emperador Julio César como el gran arquitecto de Roma,  y en esta Centuria de San Julián, también tenía su arquitecto, esta vez, todo un gran arquitecto musical, aparte con un poder de liderazgo, que creo, que todavía no se ha igualado. Su nombre, Manuel y de apellidos Rodríguez Ruiz.

Hombre honesto donde los haya, con principios firmes y rectus, querido por sus músicos o legionarios como Pater familias. Siendo ese el estigma legado y su significado, puesto que, engrandeció aún más, el mundo de las bandas en su primera época en la capital hispalense, aparte dejando una gran herencia musical, tras su triste fallecimiento en aquel  annus 2013.

Seguro que el 'Maestro', (así era denominado), estará junto a su Santísimo Cristo de la Buena Muerte, componiendo lo que él denominaba, la música del Señor.

Tras la irreparable pérdida, de nuevo, aires de Roma en su sucesión. Al frente de esta particular centuria de Arahal, al igual, que el emperador  Germánico dejó a su hijo Calígula al frente de Roma; o  Cloro dejó a su hijo Constantino como máximo responsable imperial. ¿Qué mejor para la agrupación musical el puesto lo heredé su filius David? Así, asegurándose la labor y el compromiso que emprendió su progenitor en su día.

Tenemos que hacer mención también, una época en esta particular centuria tuvo que sufrir. En los mentideros de la oppidum, se comentaba e idolatraba la frase; 'Sevilla es más romana que la misma Roma', enjundia alimentada por algunos escribas o praecones empoderados de la época, creyéndose ellos mismo con el poder de estar por encima de todo. Escritos dichoso, siendo el tiempo terrenal el verdadero juez y parte de la historia.

Fue todo al comienzo de la andadura de esta centuria de Arahal en la Hispalis, siendo reclamada su formación en la mayoría de los días de la Semana Santa, y algunos juntaletras, rábulas, plumillas de panfletos de influencia de la urbis y algunos voceros que praedicatum en fòrum, llevaron una campaña de desprestigio posiblemente nunca vista en Sevilla. Lo que no sabían, que estos ataques hacían aún más fuerte a la Agrupación Musical Santa María Magdalena, y aún más todavía si cabe, a su mecenas Rodríguez Ruiz.

Postremo summum, que esta gran centuria arahalense en sus últimos años se le otorga el Cum laude de 'Mater et Magister'. Aportando al cortejo procesional de su Santísimo Cristo de la Buena Muerte, su particular gandinga, qué está formada por esa pequeña centuria infantis, que sueña, más si cabe, por ver ese 'Dios Sol' de cada Domingo de Ramos, y poder llevar su armonías al mismísimo Cristo de San Julián.

Santísimo Cristo de la Buena Muerte, nuestro Cristo de San Julián, bajo la protección de nuestra Magdalena bendita, estamos todo el año pensando en que llegue nuestro Domingo de Ramos para ir en tu busca al grito de; ¡San Julián al cielo!.

Este documento está extraído de los pergaminos que  aparecieron en los tesoros de los emperadores de Hispania, Adriano, Trajano y Teodosio.

Con todo el cariño a todos los componentes que han acompañado al Santísimo Cristo de San Julián con su Agrupación Musical Santa María Magdalena.

Foto: Archivo










Utilizamos cookies para realizar medición de la navegación de los usuarios. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso.