Arte Sacro
  • Noticias de Sevilla en el Mes del Rosario
  • jueves, 28 de octubre de 2021
  • faltan 164 días para el Domingo de Ramos

Consolación, Madre de la Iglesia. Moisés Viretti Fernández


Aún recuerdo el calor de aquellos años…aun recuerdo el ir y venir de los nazarenos destapados sin capirotes mirando las listas en cada columna del templo,  para ver en que tramo tenían que situarse antes de la salida procesional.

Mi mano agarraba la de mi hermano Israel y siempre temía lo mas grande…desprenderme de ella, por que ya me habían inculcado desde hace meses que era imposible ir en el mismo tramo, estar junto a el…’’acabas de empezar Moisés, Israel tiene que ir con los mayores, tu podras ver de cerca al señor, y escuchar sus tambores…’’

Aún recuerdo bajar por esa rampa bendita que parecía un Domingo de Ramos en el Salvador y era en Nervión, aun recuerdo la satisfacción de las caras de mis semejantes cuando repartía caramelos por devoción y amor a los Sagrados Titulares…y también como nó, la famosa frase del Diputado de Tramo…’’En carrera oficial nada de repartir caramelos uqe hay que andar¡¡’’.

Aun recuerdo esas horas previas de visitar a mi abuela Dolores, en el que no faltaban esos regalos monetarios en decir de sus labios, ‘’toma niño dinero para comprar algún refresco o bocadillo para el camino’’; la visita o búsqueda de familiares y amigos para ofrecer agua, coca cola o bocadillo, aun recuerdo el sol bañar esa cruz alzada por dos ciriales que todos los chiquillos caminábamos tras ella, en el que las piernas cruzadas del Cristo de la Sed,  hacia un eclipse perfecto junto al edificio del Corte inglés.

Aun recuerdo esas paradas ante las hermanas de los pobres en San Benito, San Juan de Dios de noche y por la parte trasera…aun recuerdo esas conversaciones por calle alemanes con los demás niños en el que era el significado del INRI, el cartel que Cristo llevaba en la cruz, y más de uno decía…’’pero el nuestro lleva muchas letras y no lo entiendo’’.

Pero lo que jamás se me quitará de las cientos de vivencias del recuerdo, era ese puente en Luis Montoto, en el que podía ver, casi justo cuando llegaba a su máxima cima, los cuatro hachones del Señor delante mia del señor, y a lo lejos,  el mover de esas bambalinas azules, a son de un característico tambor y redoble de la Banda de la Cruz Roja, la niña de los ojos azules, a Consolación, Madre de la Iglesia…

Mas info.. https://cofradeisrael.blogspot.com/

Foto: Antonio Viretti Jordán.










Utilizamos cookies para realizar medición de la navegación de los usuarios. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso.