Arte Sacro
  • Noticias de Sevilla en Tiempo Ordinario
  • miércoles, 08 de febrero de 2023
  • faltan 53 días para el Domingo de Ramos

Provincia. Rito de entronización de la Santísima Virgen de la Soledad en su camarín restaurado


Arte Sacro. El próximo 15 de octubre de 2022 la villa de Cantillana vivirá una jornada histórica a las plantas de su Patrona, Nuestra Señora de la Soledad, que será entronizada en su camarín una vez finalizada la restauración de este.

Tras un arduo proceso de recuperación patrimonial integral, sufragada por una suscripción popular que ha reunido los donativos de centenares de hermanos y devotos, el valioso y carismático camarín de la Virgen, obra tardobarroca del siglo XVIII, ha recuperado su esplendor original y toda la dignidad que requiere la sagrada estancia donde es venerada y recibe culto la devota y milagrosa imagen de la Soledad, una de las Dolorosas de autoría documentada más antiguas de Andalucía (Juan de Santamaría, 1583).

La Virgen de la Soledad suscita una enorme devoción en Cantillana desde tiempo inmemorial, como queda atestiguado por el arraigo popular de las visitas cotidianas a su santuario, el ajuar que atesora, sus celebraciones religiosas, su fiesta mayor del Viernes de Dolores, el día de la Patrona, y su procesión del Viernes Santo, y por muchos documentos del archivo corporativo, que dan fe de las rogativas, misiones populares y muestras de fervor de las que ha sido objeto la Virgen a lo largo de los siglos, por tanto, este acontecimiento está siendo vivido con gran gozo y expectación entre los fieles cantillaneros, que no sólo anhelaban desde hace décadas que el camarín recuperara la magnificencia perdida, sino que además, después del año y medio que han durado las labores de rehabilitación, volverán a contemplar a la Santísima Virgen presidiendo su camarín tras haber permanecido fuera de él durante todo ese tiempo.

La restauración ha sido dirigida por el profesor Antonio López Hernández, historiador del arte, estudioso de la historia de la cofradía y hermano de la misma, y en ella se han incluido todos los elementos que configuran este regio aposento, desde la embocadura hasta el ventanal trasero y su reja, pasando por la profusa decoración tallada y dorada de la bóveda, los jaspeados y pinturas murales, las puertas y portadas interiores, los postigos, las vidrieras, los mármoles, el enlosado y por supuesto, la soberbia peana de la Virgen, que ha sido devuelta a su majestad primitiva.

El éxito de la restauración ha sido rotundo y gracias a ella Cantillana ha recuperado con toda su suntuosidad y enjundia artística este camarín datado en 1794, que pasa por ser una muestra muy representativa del patrimonio histórico-artístico de la Archidiócesis y constituye, ante todo, un referente religioso y devocional de primer orden para esta villa.

El rito de la bendición del camarín ya restaurado y la entronización de la Virgen en él se llevará a cabo con la mayor solemnidad y finalizará con la sabatina cantada, justo a continuación se celebrará la función de los Dolores Gloriosos, que tiene lugar en esta fecha gracias a un privilegio pontificio concedido a la Cofradía Servita de Nuestra Señora de la Soledad por la Sagrada Congregación de Ritos en 1919, que está refrendado por las Reglas de la hermandad.

En el contexto de estas celebraciones, el Ayuntamiento y la Parroquia recibirán el nombramiento de custodios honorarios del camarín, cuyas llaves les serán entregadas de manera simbólica por la hermandad y que servirán para abrirlo de manera solemne al finalizar la función principal del Viernes de Dolores con objeto de que la Virgen pueda ser bajada a la nave del santuario donde queda expuesta en besamanos esa misma tarde.

El domingo 16 de octubre, a las 12 de la mañana y tras el rezo del Ángelus a la Santísima Virgen, la banda de música de Cantillana ofrecerá en el santuario un concierto inaugural. El camarín podrá ser visitado por los fieles y devotos durante toda la jornada dominical.

El camarín de la Soledad es un auténtico tabernáculo devocional engastado en el monumental santuario que los cantillaneros levantaron a finales del siglo XVIII para venerar a su Patrona, construido sobre la antigua ermita de San Sebastián, en la que desde el siglo XVI recibe culto la venerada imagen.

Encomiable fue la labor del presbítero José Velázquez para concluir el templo que fue solemnemente bendecido en 1794, realizándose una magna procesión para trasladar la Virgen a su nueva capilla, quedando entronizada en el singular camarín que ahora veremos totalmente restaurado. De hecho, el propio Velázquez nos brinda un precioso testimonio de cómo el nuevo templo se consideró entonces un monumental y perpetuo exvoto, ofrecido por el pueblo a la Virgen en agradecimiento por los favores recibidos de generación en generación: "Persuadido de la ardentísima y fervorosa devoción de este pueblo a Nuestra Santísima Madre y Señora, y vivas ansias con que deseaban se acabase la citada capilla, […] me resolví por un impulso superior a seguir la insinuada obra, la que puse desde luego en práctica, habiéndola seguido hasta su total y completa perfección. Por lo cual, y considerando que de este hecho no era justo defraudar a la posteridad su memoria, antes sí dejar y que le quedase un monumento que acredite el reconocimiento y gratitud mayor de este pueblo a Nuestra Madre y Señora, que ha sido en todos los tiempos el lugar de asilo y refugio donde han hallado todos los vecinos el socorro y alivio en todas sus necesidades, así públicas como privadas, pues no hay memoria ni hemos oído a nuestros mayores y antepasados que, habiendo implorado las divinas piedades y misericordias en los tiempos de calamidad, poniendo por intercesora a nuestra amabilísima Madre, no hayan conseguido el alivio y consuelo deseado" (Archivo Hermandad Soledad de Cantillana. Libro de cuentas 1734-1797, cuentas del 12/VI/1797, s. f.).

Se trata de un templo diáfano y luminoso, que responde perfectamente a las exigencias clasicistas de la arquitectura religiosa sevillana a finales del XVIII. Está formada por una planta de cruz latina y una sola nave, a la que se le adosan varias dependencias que configuran un perímetro exterior rectangular, santería, salas corporativas, sacristía, camarín con escaleras y sala de la Virgen. Tras el retablo y enmarcado por él, se encuentra el bellísimo camarín de la Virgen, considerado el último camarín barroco de Andalucía y un hermoso ejemplo de esta tipología de salas con escaleras e iluminación trasera pensados para la veneración de imágenes muy singulares. Regio aposento, el camarín constituye uno de los conjuntos patrimoniales más importantes de la localidad, si no el que más, si atendemos precisamente a su valor de conjunto estilístico, que lo sitúan también en un punto de referencia para la Historia del Arte andaluza del último cuarto del siglo XVIII, donde son muy numerosas las obras aisladas pero escasos los conjuntos con un lenguaje y coherencia de estética neoclásica tan marcada.

La obra a la que nos referimos, el camarín de la Virgen, se encuadra dentro del conjunto retablístico que se construye en 1793 por Manuel Cahetano da Cruz y José Mayorga en madera tallada y dorada. Ponía el punto y final a un proyecto muy ambicioso de transformación de la antigua ermita de la Patrona de Cantillana, llevado a cabo durante el último tercio del siglo XVIII gracias al enorme empuje devocional de sus devotos. Se trata de uno de los ejemplos más tardíos de este tipo de construcciones de espíritu netamente barroco. Cuenta con un ventanal trasero, cerrado con puertas y postiguillos, que conservan unas preciosas vidrieras de colores de la época. Demuestra que estaban preparadas para estar abiertas y así incidir la luz solar sobre la imagen de la Virgen, iluminándola a modo de ráfaga trasera.

El habitáculo cuenta también con sendas portadas que dan paso a las escaleras, y se cubre con una bóveda de aristas, también decorada con motivos de lazos y palmas, así como con una gloria central con el Espíritu Santo en forma de paloma, y cabezas de querubes. El resto de la decoración, tanto la aplicada a la pared como en las puertas, son motivos moldurados y cartelas con los símbolos de la Pasión. Cuenta con un rico trabajo de esgrafiado y dorado, junto con las policromías de los jaspeados hechos en el estuco del muro, de forma que la talla de madera y los perfiles grabados se confunden en un ritmo unísono. Esta integración técnica, tan propia del Barroco, se había ido ocultando hasta desaparecer fruto de las humedades y de las malas restauraciones y ahora ha vuelto a la luz. En su interior se sitúa una voluminosa peana formada por una planta circular, con cuatro salientes adosados de donde parten unas grandes volutas sostenidas por cuatro esculturas de ángeles y la cornisa superior, con guirnaldas de flores.

En octubre de 1793 concluyó la talla del retablo y del camarín para la Soledad de Cantillana, pero ni en el contrato del retablo ni en las cuentas de la hermandad se menciona el escultor que llevó a cabo el conjunto de imágenes. En este sentido, el notorio parentesco estilístico y formal que guardan con varias esculturas del artista genovés Juan Bautista Patrone y Quartín, ha provocado que se adscriba todo el conjunto de imaginería a este autor, incluidos los ángeles atlantes de dicha peana.

Fotos : Hdad.










Utilizamos cookies para realizar medición de la navegación de los usuarios. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso.