Arte Sacro
  • Noticias de Sevilla en el mes del Carmelo
  • jueves, 19 de julio de 2018
  • faltan 269 días para el Domingo de Ramos

Provincia. Una mirada a la provincia: La hermandad de la Quinta Angustia de Utrera


 Eduardo Fdez. López. Esta hermandad cuyo titulo completo es el de Real Hermandad de penitencia del Santísimo Cristo en su Sagrado Descendimiento, María Santísima de la Piedad en su Quinta Angustia, Nuestra Señora de los Ángeles en su Soledad y Santa Angela de la Cruz tiene su sede en la parroquia de Santa María de la Mesa.

Desde el siglo XIX existe en este templo un grupo escultórico que representa el momento en el que María, con su corazón traspasado recibe en su regazo el cuerpo Yacente de Jesucristo, esta escultura es del siglo XVII atribuida a la escuela granadina.

Esta imagen venerada en el altar de San Francisco Javier bajo la advocación de Nuestra Señora de la Buena Muerte causó la admiración de un grupo de cofrades utreranos que realizaron todos los tramites necesarios para formalizar una hermandad de penitencia en torno a ella.

 

 En todos estos momentos se contó con el apoyo del párroco, quien presentó al arzobispado sevillano a finales del verano de 1971 un boceto de las que serían sus reglas, en las que se recogía entre ellas las intenciones en todo momento de promover la vida parroquial.

En Septiembre del mencionado año los hermanos recibieron la noticia de la erección canónica, pasando a engrosar la nómina de hermandades utreranas, conociéndose a partir de ahí como la hermandad de la Quinta Angustia, realizando su primera Estación de Penitencia el Domingo de Ramos de 1972.

Diez años más tarde, en 1982, la hermandad decide adquirir una imagen de Virgen Dolorosa para que procesione en un segundo paso bajo palio.

Esta se encargó al escultor Juan Ventura y procesionó desde 1983 hasta 1996, fecha en la que fue sustituida realizando el mismo escultor la actual.

 Esta dolorosa recibió la advocación de los Ángeles debido a la vinculación que tenía con Utrera Santa Ángela de la Cruz, fundando uno de los conventos de esta orden más antiguos y que había sido beatificada un año antes por su Santidad Juan Pablo II.

La vinculación entre la hermandad y la comunidad religiosa se ve reflejada también en el hábito nazareno del paso de Misterio, vistiendo con túnica de cola marrón, cíngulo de cuerda y zapatillas de esparto. En el palio tunica blanca con antifaz y capa negro.

En lo referente a los pasos, el de la Piedad tiene canasto y respiraderos tallados en madera de cedro de estilo neobarroco, con cinco cartelas con las cinco angustias de la Virgen en relieve iluminado en sus esquinas por cuatro hachones.

El paso de palio tiene bordados sobre terciopelo negro, actualmente en proceso de ejecución,  peana, candelería y varales de Manuel de los Ríos y es portado por 36 hermanos costaleros.

                    

Fotos: Manuel Pinto Montero, J. A. de la Bandera y Eduardo Fdez. López










Utilizamos cookies para realizar medición de la navegación de los usuarios. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso.