Arte Sacro
  • Noticias de Sevilla en Tiempo Estival
  • miércoles, 21 de agosto de 2019
  • faltan 228 días para el Domingo de Ramos

Provincia. Una mirada a la provincia: La hermandad de Jesús Nazareno de Guadalcanal


 Eduardo Fdez. López. La Hermandad y Cofradía de nazarenos de Nuestro Padre Jesús Nazareno, María Santísima de la Amargura y San Juan Evangelista se encuentra erigida canónicamente en la parroquia Santa María de la Asunción de Guadalcanal.

Hermandad fundada en 1504, esta es al menos la fecha que creen los hermanos según algunos libros de cabildos, cuentas y acuerdos que conserva la hermandad.

La hermandad también conserva un libro de actas que nos desvela que la hermandad se trasladó en 1936 desde su sede canónica en la ermita de San Sebastián, incendiada en la Guerra Civil, hasta la Iglesia parroquial, perdiendo a sus imágenes titulares en dicho incendio.

Las actuales imágenes fueron encargadas en los años de la posguerra, en 1939 se encargaría la imagen del nazareno a José Fernández Andes, y en 1943 a Antonio Illanes la imagen de la dolorosa.

 La imagen de Nuestro Padre Jesús Nazareno representa a Jesucristo, de cierto parecido al Cristo de la Salud de Los Gitanos de la capital, con postura erguida en los primeros momentos de caminar con la cruz al hombro.

Procesiona en un paso de madera dorada junto a un cirineo que sujeta la cruz y que según dicen sus hermanos se trata del antiguo San Pedro que procesionaba en el paso del Prendimiento de la hermandad de Los Panaderos.

Nuestra Señora de la Amargura es una dolorosa a tamaño natural de candelero, procesionó por primera vez el mismo año de su realización, en 1943, unos años más tarde se incorporó en el paso de palio para su salida procesional la imagen de San Juan Evangelista, realizada por Antonio Castillo Lastrucci en 1954.

Los hermanos nazarenos en su Estación de Penitencia de la madrugá del Viernes Santo visten túnica morada y cíngulo amarillo en el cristo y túnica blanca con cíngulo amarillo en el palio.

A mediados de los años cincuenta la hermandad suprimió del cortejo a la Mujer Verónica, que subida en un templete cantaba coplas al paso de los titulares.

Un momento a destacar durante la Estación de Penitencia es el encuentro en una plaza del pueblo de ambos pasos, tradición muy representada en nuestra provincia.

        

         

         

Fotos: J.M. Espino Gordon










Utilizamos cookies para realizar medición de la navegación de los usuarios. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso.