Arte Sacro
  • Noticias de Sevilla en Cuaresma
  • viernes, 05 de marzo de 2021
  • faltan 23 días para el Domingo de Ramos

Los riesgos de comprar material eléctrico en los bazares


El etiquetado de estos productos incumple a menudo la normativa

Sevilla Información. La proliferación de las anteriormente llamadas “tiendas de todo a cien”, “de veinte duros” o “multiprecio” ha venido también acompañada de las diversificación de los productos que éstas ponen a la venta entre los que ocupa un lugar relevante el material eléctrico, una serie de manufacturas más propias de ferreterías que de este tipo de bazares.

La Unión de Consumidores de Andalucía-UCA/UCE, consciente y preocupada por las características específicas de estos productos así como de su uso y mantenimiento, ha realizado un análisis determinado para comprobar que estos supuestos “chollos” cumplían la normativa en vigor y, lo que es más importante, eran productos seguros. Para ello se han elegido cuatro tiendas de este tipo al alzar y allí se han adquirido los siguientes productos: bombillas de bajo consumo, bombillas incandescentes (convencionales), portalámparas, clavijas, interruptores y alargaderas (de metro y medio y cinco metros).

Por un lado, UCA-UCE ha basado su análisis en dos normativas: el Real Decreto 3423/2000, que regula la indicación de los precios de los productos y el Reglamento de Etiquetado, Presentación y Publicidad de los Productos Industriales destinados a la venta directa a consumidores y usuarios. Por otro lado se ha llevado a cabo un análisis estrictamente técnico efectuado por los laboratorios de VEIASA.

I. Indicación del precio

Desde el ámbito del Real Decreto 3423/2000 que regula la  indicación de los precios de los productos ofrecidos a los consumidores y usuarios, hay que destacar que del total de los productos analizados (28 productos de material eléctrico) más de la mitad, en concreto 15 de ellos (el 53’57%) no tienen pegatina indicativa de precio y en los distintos establecimientos no figuraba tampoco cartel indicativo de precio, incumpliendo así la normativa.

Lo mismo ocurre con el ticket de compra que, en muchos casos, no aparece detallado. Este hecho sumado al anterior da lugar a que en muchas ocasiones el consumidor se queda sin saber cuanto cuesta en concreto cada producto. Además, el ticket detallado es un elemento fundamental de cara a posibles reclamaciones futuras.

I.2. Reglamento de Etiquetado, Presentación y Publicidad de los Productos Industriales destinados a la venta directa a consumidores y usuarios

Este reglamento dispone expresamente que las etiquetas conteniendo los datos obligatorios se tienen que situar sobre el propio producto o en su envase y de forma que sean perfectamente  visibles por el consumidor o usuario. Requisito que no siempre se cumple. Se han evaluado los 28 productos comprados separándolos en cinco apartados equivalentes al etiquetado obligatorio de los productos electrónicos que se venden directamente a los consumidores, a saber :

Indicación de procendencia:

China : 13 del total de los 28 productos analizados son procedentes de China  (supone un 46’42% del total). De estos 13 hay 2 productos en los que figura la indicación  “made in PRC” o  made in R.P.C. (siglas de República Popular de China) que además de provocar error y confusión en el consumidor, incumple con el Reglamento de Etiquetado, Presentación Y publicidad de los productos Industriales destinados a su venta directa a los consumidores y usuarios.

España : sólo 4 del total de los 28 productos analizados son procedentes de España ( supone un 14’28% del  total).

Taiwan : sólo 1 de los productos procedía  de Taiwan (supone el 3’57% del  total).

Comunidad Europea: Sin especificar ningún país en concreto, sólo 1 de los productos  analizados (supone el 3’57% del total).

No figura la procedencia: En 9 de los productos analizados no figura el país de procedencia de los mismos incumpliendo la normativa en vigor artículo 7 apartado 8 del RD1468/1988 que considera está información es obligatoria para no producir error en el consumidor en cuanto al origen o procedencia del producto. (supone el 32’14% del total de los productos analizados)

- Indicación de idioma español:

La normativa exige que todas las indicaciones consideradas de carácter obligatorio vengan en español para que el consumidor pueda tener una información correcta y fácilmente entendible del producto. Todos los productos del material eléctrico comprado para ser objeto de estudio cumplen esta premiasen  su etiquetado. La única  excepción en este apartado  sería la indicación de “made in”  en  lugar  de  “hecho en”.

- Identificación de la empresa:

La identificación de la empresa es importante desde el punto de vista de una reclamación del producto electrónico ya que el consumidor puede reclamar ante el establecimiento en el que compró el producto pero también ante el fabricante, distribuidor o envasador. De los 28 productos analizados, la indicación de la empresa, fabricante o envasador aparece en 26 de ellos, y en 2 no aparece indicación alguna al respecto. Lo que supone que un 7’1% de los productos analizados no cumplen con este requisito  legal.

  - Características esenciales del producto: instrucciones, advertencias, consejos sobre instalación, uso y mantenimiento, manejo, manipulación: Sobra  decir  que para un correcto uso de los productos electrónicos así como para la propia seguridad del consumidor que maneja o manipula estos productos es esencial que en el etiquetado figuren correctamente estas advertencias o consejos. Sin embargo el análisis de esta indicación de carácter obligatorio deja bastante que desear, omitiéndose informaciones básicas

. No figuran indicaciones sobre uso y seguridad: De los productos comprados 17 no recogen ninguna de estas instrucciones lo que supone un 60’71% del total de los productos.

. Figuran indicaciones de uso pero no de seguridad: 3 de los productos recogen información sobre su uso o manejo pero no sobre seguridad (supone un 10’71 % del  total).

. Sí figuran indicaciones de uso y de seguridad: 8 de los productos recogen tanto información sobre su uso y manejo  como sobre seguridad lo que supone sólo un 28’57% del total de productos analizados. (Y uno de ellos ofrece la información excesivamente pequeña para resultar fácilmente visible como indica la legislación).

-          Potencia máxima, tensión de alimentación y consumo energético:

Esta indicación también es necesaria tanto para la seguridad del propio consumidor como para el correcto funcionamiento y uso de los productos electrónicos. Así  del  total de los 28 productos analizados 16 recogen todas las indicaciones preceptivas, lo que supone un 57’14% del total. Sin embargo, y quizás sea esto lo más importante, un 42’86% no cumple correctamente con la legislación.

-          Sello  CE: 

En todos los productos analizados aparece el sello CE. Llama mucho la atención este hecho, sobre todo si tenemos en cuenta que muchos de los productos no cumplen la normativa. El sello CE  garantiza que el producto ha superado las pruebas de etiquetado y de control de calidad y seguridad que marca la UE. Todo ello apunta a pensar que estos productos, tal y como ocurre con muchos otros como por ejemplo, los juguetes,  falsifican esa marca de garantía en el país de origen.










Utilizamos cookies para realizar medición de la navegación de los usuarios. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso.