Arte Sacro
  • Noticias de Sevilla en Tiempo de Pascua
  • sábado, 17 de abril de 2021
  • faltan 358 días para el Domingo de Ramos

Se pierde el sentido de los símbolos. Gustavo Mendoza Lemus.


Con el paso de las nuevas tendencias de la arquitectura y del diseño en los templos religiosos, la gente va perdiendo conocimiento del verdadero significado.

Poco a poco, con el paso de las nuevas tendencias de la arquitectura y del diseño en los templos religiosos, la gente va perdiendo conocimiento del verdadero significado de los elementos iconográficos que conforman la iglesia.

"En la actualidad los artistas se van al color, pero dejan de lado el simbolismo", ese fue el punto de la ponencia que ofreció Monseñor José Manuel del Río en la Cátedra de Arte Sacro que se desarrolla en la Universidad de Monterrey (UdeM).

Momentos antes, en una video conferencia que ofreció su eminencia el cardenal Paul Papard, se cuestionó el juego de las nuevas tecnologías al servicio de los elementos simbólicos de la iglesia, donde la banalización del dolor y del pecado son expuestos en los medios de información que frecuentan en su mayoría los niños y los jóvenes.

"¿Qué rasgo distingue el dolor producido durante el Vía crucis, si en los videojuegos digitales no lo fomentan, si inhiben el dolor entre los jóvenes?", se cuestionó el cardenal Poupard desde la ciudad del Vaticano.

Monseñor José Manuel del Río, profesor dela Universidad Pontificia Gregoriana de Roma, explicó que hoy en día, en una sociedad que se guía por el conocimiento a través de las imágenes, existe un amplio grupo de la sociedad que no comprende los simbolismos de la Iglesia Católica.

Este fenómeno ocurre debido a que en los nuevos templos falta una representación clara de estos símbolos.

"Qué es lo que ocurre hoy en día con los nuevos templos, qué tipo de iconografía utilizan... hemos tenido un periodo en donde solo se dirigen hacia el color (los artistas religiosos) y la representación iconográfica empieza a desaparecer", explicó Monseñor del Río, sacerdote de la Diócesis de León en España.

La representación icnográfica del Víacrucis, las 12 estaciones que narran la etapa más difícil y apasionante de la vida de Jesús, es representada de distintas formas en los templos católicos, ya sea con dibujos, estatuas o leyendas, sin embargo, en los templos de recién construcción y con tendencias vanguardistas estos detalles se han ido perdiendo.

En opinión de Monseñor del Río, las imágenes que narran la pasión de cristo, así como la imagen del pez que representa al cuerpo de Cristo servían para ilustran a aquellas individuos que no tenían acceso a la lectura pero que gracias a las imágenes entendían el verdadero del Evangelio; ahora, con la falta de éstas, el significado de simbolismo católico se pierde.

"Hoy en día nos encontramos con mucha gente que no entiende las imágenes, pero no es que no sepan leer sino que no saben cómo interpretarlas, entonces yo creo que se debe de retomar lo que pregonaba Juan Pablo II, sobre una nueva evangelización, explicar a los creyentes y a los no creyentes lo que significan las imágenes", expuso monseñor del Río.

"El arte es una puerta a la espiritualidad"

Debido a las complicaciones de su agenda, el Cardenal Paul Poupard no pudo asistir a la ciudad para inaugurar la 18° edición de la Cátedra de Arte Sacro que organiza la UdeM, sin embargo, gracias a las posibilidades que brindan las tecnologías bien encausadas fue posible que su eminencia brindara su conferencia gracias a un video que se grabó en la ciudad del Vaticano.

En su presentación, el presidente del Consejo Pontificio para la cultura exaltó el reconocimiento de la belleza dentro del arte, específicamente del considerado "arte sacro", pues éste puede ser el vinculo perfecto para la sensibilización y la evangelización de la sociedad.

"El arte es una puerta a la espiritualidad... exclusivamente el arte sacro siempre ha servido como un servidor de la liturgia", expuso el Cardenal Paul Poupard.

Dentro de su conferencia, realizó un análisis del cómo se ha ido desvirtuando la concepción de un término como el de "belleza", pues al comienzo, la belleza era considerada como un elemento de estética y buen gusto pero que con el paso del tiempo se ha convertido en un concepto de provocación y banalidad.

En los últimos tiempos, explica el cardenal, a los niños y a los jóvenes se les enseña que la belleza sirve como un instrumento para quebrantar al miedo, convirtiéndose solo en un rasgo provocador de placer y egoísmo en las personas.

"La nueva belleza se convierte en un fenómeno de decadencia, el cual se transforma después en pecado.

La belleza actual solamente provoca placer y egoísmo en los humanos y que sin duda alguna afecta a todas las corrientes del arte", detalló el cardenal.

Si embargo consideró que la misión original del arte sacro sigue tan pié como al comienzo de su existencia.

"El arte Sacro tiene como misión enseñar al cristiano lo relacionado con la dignificación de la vida, ésa es su verdadera razón de ser", concluyó.

Sitio relacionado: www.elporvenir.com.mx

 










Utilizamos cookies para realizar medición de la navegación de los usuarios. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso.