Arte Sacro
  • Noticias de Sevilla en Cuaresma
  • miércoles, 24 de febrero de 2021
  • faltan 32 días para el Domingo de Ramos

El Señor con la cruz al hombro presidió el vía crucis de las Hermandades y Cofradías de Sevilla


 J. A. de la Bandera. Ayer se levantó una cruz de guía que ya, sin que nos demos cuenta, no se volverá a poner en el altar de insignias, hasta que la Hermandad de la Resurrección no entre en Santa Marina.

Alrededor de las 18:15 horas, dicha cruz de guía irrumpía en la calle Laraña, seguido de tres tramos de hermanos con cirio color tiniebla, al final de la luz, divididos por el Pendón de la Coronación y el Estandarte de la Corporación, Jesús con la Cruz al Hombro, sin las santas mujeres, exornado con un exquisito exorno floral a base de claveles rojos, lirios, hiedra, cardos, similar al que nos encontramos en la tarde del Jueves Santo cuando en su paso dorado se dirige hacia su Estación de Penitencia.

Escoltado por cuatro guardabrisones y ambos lados de su caminar los dos farolitos de plata, obra de Seco Velasco en 1.963. Delante del Señor figuraba un coro de niños cantores, entonando piezas de capilla en unión del trío de capilla, imprimiendo el aire que la Hermandad está acostumbrada a darnos, seriedad, respeto y compostura.

 El Señor vestía la túnica de terciopelo bordada en oro, que realizará en 1.881, Teresa del Castillo, siguiendo el dibujo de Antonio Canto.

Durante todo el recorrido la imagen estuvo arropada por las distintas hermandades que en distintos puntos portaban al Señor y sobretodo por la Sevilla cofrade que como cada año asiste a la cita con las Hermandades y Cofradías cada primer lunes de mes, sin bullas pero con un respeto que más de uno quisiera para ciertos puntos "negros", que posee nuestra Semana Mayor.

Alrededor de las ocho de la noche y tras pasar por el Ayuntamiento, el Señor bajo un repique de campanas entraba en la Santa y Metropolitana Iglesia Catedral, donde se rezaron las catorce estaciones del vía crucis, finalizando con unas palabras por parte del Cardenal Arzobispo, Carlos Amigo Vallejo, en la que aclamaba un clima de unión y sobretodo de derechos y deberes para todas las hermandades, dejando claro un mensaje: "Todas tienen derecho a ir siempre que sus posibilidades lo permitan y si no lo permiten, que se haga lo posible para que se permitan", palabras que cada uno las tomará como las quiera entender.

Sobre las diez de la noche salía el cortejo penitencial hacia la sede de la corporación del Jueves Santo, a un ritmo un poco más acelerado para que no se demorara mucho el acto que en el día de ayer nos convocó a una larga Estación de Penitencia que desembocará en el Domingo de Ramos.














































































































































































































































































































Fotos: J. A. de la Bandera










Utilizamos cookies para realizar medición de la navegación de los usuarios. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso.