Arte Sacro
  • Noticias de Sevilla en el mes de los difuntos
  • miércoles, 22 de noviembre de 2017
  • faltan 123 días para el Domingo de Ramos

Provincia. Una mirada a la provincia: La hermandad del Cautivo de Alcalá de Guadaira


Eduardo Fdez. López. La guerra civil española dejó numerosos destrozos por la mayoría de las iglesias de nuestro país, a lo largo y ancho de la geografía española fueron muchos los incendios que acabaron con gran parte del patrimonio artístico religioso, dejando a muchas hermandades sis sus imágenes titulares.

La iglesia de San Sebastián de Alcalá de Guadaira también ardió, perdiendo la hermandad servita a sus imágenes titulares, la Virgen de los Dolores y un Cristo Yacente que llevaba sobre su regazo y que formaban el grupo escultórico de la Piedad, una interesante obra anónima que desgraciadamente fue pasto de las llamas.

El escultor local Manuel Pineda Calderón, tras entrar en decadencia la hermandad Servita realiza en 1954, entre sus numerosos encargos, una nueva dolorosa para sustituir a la incendiada y que diez años más tarde para acercarla aun más a la anterior, la reformó arrodillándola para poder recoger en su regazo el cuerpo yacente de su hijo, imagen que nunca llegó a realizar.

La actual Virgen de los Dolores se representa con una rodilla en tierra con la cabeza inclinada hacia la derecha, apreciándose al final de la saya los pies que tiene tallados como símbolo de la humildad de Nuestra Señora.

Esta imagen es venerada por los alcalareños junto al Cautivo y Nuestra Señora de la Esperanza, estas dos ultimas imágenes titulares de la hermandad de Nuestro Padre Jesús Cautivo con la que se fusionó la hermandad servita en 1978, en un impresionante retablo barroco obra póstuma del artista Manuel Guzmán Bejarano, bendecido por el Cardenal en 2003.

Nuestro Padre Jesús Cautivo fue tallado por Manuel Pineda Calderón en 1954, quien lo regaló a la hermandad. Esta tallado completamente ya que su autor lo concibió para representar el pasaje de la presentación al pueblo, con esta imagen Pineda Calderón quería que los alcalareños tuvieran como nuevo vecino a Jesús Cautivo y que aglutinara en Alcalá de Guadaira la devoción al Cautivo de San Ildefonso, al que peregrinaban cada Viernes de Cuaresma numerosos devotos de Alcalá.

Esta imagen, de un metro ochenta centímetros de altura fue realizado con la madera de un ciprés que un rayo derribó en el parque de Oromana, la madera sobrante una vez tallada la imagen sirvió para realizar a María Santísima de la Esperanza en 1958.

Su autor tenía el encargo de la hermandad de que su imagen tuviera un cierto parecido a la Esperanza Macarena, la semejanza con la imagen Sevillana es evidente, aunque en el caso de la Esperanza alcalareña la edad representada se adelanta en unos años.

Esta hermandad realiza su Estación de Penitencia el Miércoles Santo con dos pasos, en el primero Jesús Cautivo y en el segundo bajo palio la Virgen de la Esperanza.

Es intención de la hermandad que tras la realización de un nuevo paso para el Señor, la Virgen de los Dolores procesione sobre el actual, estando a la espera de aprobación si lo hará sola al pie de la cruz o se encargaría una talla de Cristo Yacente para llevarlo en sus brazos, retomándose el proyecto que Pineda Calderón dejó en el aire al realizar esta imagen, sea como sea, el mismo desde el cielo disfrutará viendo procesionar por las calles de su Alcalá natal, una de sus obras cumbres de la imaginería.

       

 

 

Fotos: Eduardo Fdez. López








Utilizamos cookies para realizar medición de la navegación de los usuarios. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso.