Arte Sacro
  • Noticias de Sevilla en el mes de los Difuntos
  • domingo, 17 de noviembre de 2019
  • faltan 140 días para el Domingo de Ramos

Cáritas. Las mujeres inmigrantes traidas por mafias, llegan a Sevilla en situación lamentable


Arte Sacro. Alrededor de 60 de estas mujeres atiende Cáritas diocesana en su casa de acogida “Nazaret” cada año. Estos datos fueron facilitados en la noche de ayer en el transcurso de una mesa redonda sobre inmigración, organizada por la Hermandad de la Amargura, en la que intervinieron Catalina Acedo, responsable de Acción de Base y Juan Carlos García, responsable de Centros de Cáritas Diocesana. . Esta casa que lleva funcionando 6 años acoge a mujeres inmigrantes y sus hijos, surge de la necesidad de acoger a mujeres sin apoyos, no por ser inmigrantes sino por no tener familia, medios…Allí tienen todas sus necesidades cubiertas con el objetivo de conseguir su normalización y regularización utilizando los servicios jurídicos de Cáritas, los servicios de empleo…Esta casa cuenta con 17 plazas, 3 de ellas para madres con lactantes. La edad más frecuente oscila entre los 18 y los 50 años. Su permanencia en la casa depende de su proceso que es más fácil con las latinoamericanas que con una ucraniana o subsahariana. Se les enseña a hablar nuestro idioma, se les atienden sus necesidades formativas, se les ayuda a buscar vivienda…

“Llegan muy deterioradas-según Caty Acedo, -sobre todo las subsaharianas. Este último año se ha trabajado con mujeres procedentes de 13 países de África, 9 de Centroamérica y Norte de América, 10 de países de Sudamérica (Bolivia y Colombia de donde más proceden).9 de países de Europa del Este.2 de la Unión Europea (Portugal y Lituania) y 5 de países de Asia, inhabitúales hasta ahora.”

Los Servicios Jurídicos de Cáritas Diocesana atendieron el pasado año a 713 personas, 457 mujeres y 256 hombres más gestiones de los procesos que ya están en regularización. A este servicio los derivan desde instituciones privadas, Arzobispado, parroquias, hospitales, Junta de Andalucía, servicio de extranjería…

Cáritas en Sevilla comienza a trabajar en el campo de la inmigración en el año 1987, creó un grupo de trabajo que desembocó en lo que hoy es “Sevilla Acoge”.Entonces era según la responsable de esta área,”llegada de inmigrantes ocasional, no era lo de ahora”.”Sevilla Acoge cada vez pedía más apoyo. Desde hace 8 años se elaboró un documento que regía las líneas a desarrollar con inmigración, un programa transversal.”Que el inmigrante participara en la vida de la sociedad teniendo en cuenta su cultura”.”Además de trabajar con ellos en los servicios que ya tenía Cáritas, empleo, mujer, infancia, entendíamos que necesitábamos servicios especializados, nacen entonces CASA NAZARET y SERVICIOS JURÍDICOS.

“Teníamos que apoyar su singularidad, lengua, había que acompañarlos en su proceso integral mediando entre las instituciones y la administración”.Añade la responsable de Cáritas.

“Desde un plano más general-continúa Acedo-dentro de la Iglesia, dándole sentido y coordinando todas las actividades. Responsabilizar para que el tejido social acoja a estas personas: sensibilización, concienciación y coordinación. Una responsabilidad mayor como cristianos, llevando a cabo las palabras de Jesús en el Evangelio, eliminando los tabúes como que vienen a quitarnos el trabajo”…

“No callarnos ante las injusticias, todos tenemos la obligación de participar para que sólo haya una voz en defensa de estas personas”.

Juan Carlos García habló de la riqueza que aportan estos inmigrantes a la sociedad a la que llegan. Afirmó que “atenderlos es responsabilidad de todos, no solamente de Cáritas. Hay que procurar que no tengan que salir de sus países si no es por intereses propios”.

El responsable de centros de Cáritas informó de los distintos programas de Cáritas como “Levántate y anda” que consiste en atender a personas que viven en la calle. Dos voluntarios salen cada noche para atender a personas en la zona del Arenal, Torneo y le llevan comida como excusa para atenderlos personalmente. Habló así mismo del piso tutelado de Pino Montano, del centro de día y del centro para enfermos de Sida.

Refiriéndose al centro de mujeres inmigrantes, “Casa Nazaret”, comentó que “las mujeres llegan en situación lamentable traídas por las mafias, por mafias de la prostitución que las encierran para ejercerla y les quitan la documentación. Cáritas atiende a las personas más vulnerables y éstas lo son. Se encuentran que tienen que pagar a las mafias, mandar dinero a sus familias y no tienen ni dónde dormir..

Nos llegan por redadas de la policía, porque se escapan o porque alguien las escucha., nos llegan también por la administración porque no las pueden atender.

La inmigración-comentó el responsable de Centros de Cáritas-afecta a la persona, a su historia, darle de comer es fácil, el sufrimiento es enorme. Trabajan luego en el servicio doméstico pero si se quedan internas llegan a explotarlas por lo que vuelven a “Casa Nazaret” durante dos meses los fines de semana hasta que encuentran casa. Abusan de ellas, les cobran 400 euros por una habitación, comparten lo que se llaman “camas calientes”, varios turnos para una cama, hay veces que una casa la comparten 15 personas con niños, y si lo denuncian las echan. Tienen mucho miedo a los fines de semana, han muerto muchos inmigrantes en la calle fruto de la violencia de los jóvenes”.

Una vez al mes Cáritas organiza las “tardes de encuentros”, se aprovecha para darles formación y se hace una fiesta con productos típicos de su país que ellas mismas elaboran.”Cáritas, finalizaron los dos ponentes, no da una respuesta de alimentación y vivienda si no que es un proceso, ayuda psicológica, idioma, asesoría jurídica, búsqueda de empleo…y para todo ello se necesitan voluntarios, para ir una mañana al médico, escucharlas, nos tendríamos que comprometer más allá no sólo en el dar”.




 










Utilizamos cookies para realizar medición de la navegación de los usuarios. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso.