Arte Sacro
  • Noticias de Sevilla en Tiempo Ordinario
  • martes, 02 de junio de 2020
  • faltan 299 días para el Domingo de Ramos

La Consejería de Cultura acuerda la restauración del retablo mayor de la Iglesia de Santa Ana


Arte Sacro. La consejera de Cultura, Rosa Torres, ha suscrito un convenio de colaboración para la restauración del retablo mayor de la Iglesia de Santa Ana, una de las obras maestras de la retablística sevillana de la que destaca especialmente las quince tablas pintadas por Pedro de Campaña. El acuerdo ha sido firmado también por el cardenal arzobispo de Sevilla, Carlos Amigo Vallejo; el alcalde Alfredo Sánchez Monteseirín y el presidente de Cajasol, Antonio Pulido.

El presupuesto de la intervención asciende a 422.713,04 euros. La Consejería de Cultura aportará la cantidad de 241.356 euros, mientras que el resto será sufragado por las entidades firmantes y la colaboración de numerosos colectivos y personas de la ciudad.

El plazo de ejecución para la restauración del retablo mayor de la Iglesia de Santa Ana de Triana se establece en dieciocho meses a partir de la firma del presente convenio de colaboración.

La Iglesia de Santa Ana, declarada Monumento histórico-artístico el 3 de junio de 1931, no responde a un estilo determinante, sino que es el resultado de las tendencias dominantes del siglo XIII, reedificada parcialmente en la segunda mitad del XIV, ampliada en el XV y en el XVI y remodelada tras el terremoto de 1755.

El retablo mayor se sitúa en el presbiterio alto de la capilla mayor, al que se accede por cinco peldaños, y se ajusta en tres planos a la cabecera ochavada de la iglesia. El conjunto, tallado en madera, dorado y policromado, es de estilo renacentista plateresco y pertenece a la segunda mitad del siglo XVI.

El retablo alberga un conjunto pictórico compuesto por quince pinturas sobre tabla realizadas por Pedro de Campaña, (1503-1579), asi como otro conjunto escultórico de seis esculturas de bulto redondo de talla completa y un grupo de tres en la hornacina central, de las cuales dos son de tipo maniquí para vestir (de candelero) y la tercera ha sido mutilada para tal fin. Además de éstas, existen otras ocho que representan a ángeles y que se reparten por distintos puntos del retablo.

Foto: Juan Alberto García Acevedo.










Utilizamos cookies para realizar medición de la navegación de los usuarios. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso.