Arte Sacro
  • Noticias de Sevilla en Tiempo de Pascua
  • sábado, 17 de abril de 2021
  • faltan 358 días para el Domingo de Ramos

Jaula de Memoria Histórica. Paco Robles


 El régimen ha metido la historia en una jaula. Señoras y señores, he aquí la Jaula de la Memoria Histórica, que no aula. En las aula se exponen los argumentos, se discuten y se sopesan, se someten al rigor científico y al final se separa el grano de la paja, la verdad del error. Eso ocurre en las aulas. En las jaulas se hace algo diferente. En las jaulas se elabora una teoría que le venga bien al poder para mantenerse como sea, y luego se encargan trabajos pseudocientíficos a los profesionales adictos para que apoyen con medias verdades la mentira oficial.

En Sevilla, capital del régimen chavesiano, la Jaula de la Memoria Histórica la lleva un pájaro de cuidado: un ex concejal que no quiere volver a la tiza ni a palos, un desertor de la Logse que le hace el trabajo sucio al régimen con un chiringuito que se ha caído cual castillo de naipes marcados. Un historiador joven y valiente, José Antonio Parejo, ha dejado al descubierto el engranaje de una maquinaria que se había montado con un repugnante afán: encender el rescoldo de la memoria de los muertos para engrasar la maquinaria electoral del partido.

Parejo ha hablado alto y claro. Una cosa es la memoria y otra muy distinta la historia. La primera pertenece al ámbito sentimental del individuo. Cada cual tiene y mantiene la memoria que le venga en gana. Uno, que se define republicano a pesar de los insultos que recibe a diario de los monárquicos de la dinastía de Manolo I el del Autobombo, siente en la médula de los huesos un profundo respeto y una sincera compasión por la memoria de los republicanos que fueron represaliados por la dictadura franquista. No hace mucho escribíamos sobre los maestros de la República, esos héroes anónimos que nos sirven de guía espiritual. Pero de ahí a usarlos en pos de un beneficio electoral media un abismo que no estamos dispuestos a cruzar.

La historia de la II República está llena de claroscuros, y como sostiene el profesor Macarro, ese sueño se vino abajo porque le faltaba lo más importante: demócratas que creyeran en la legalidad republicana. El joven historiador José Antonio Parejo se ha metido hasta las trancas en las fuentes que nos llevan al manantial de Falange Española, y ha descubierto aspectos interesantísimos que no cuadran, ¡ay!, con la verdad oficial que pretenden imponer los herederos de la censura franquista a través de la Jaula de la Memoria Histórica. En vez de darle al libro los retoques (sic) que le recomendaron desde arriba, Parejo se ha echado al ruedo, como los buenos toreros, para lidiar el astifino morlaco del rigor científico.

¿Qué han hecho los instigadores de la mentira histórica? Nada. Permanecen en silencio, agazapados en la jaula, disimulando su propia vergüenza. ¿Y el mundo universitario? Más de lo mismo. Ahora entendemos qué sucedió en los cuarenta largos y grises años del franquismo. El personal miraba para otro lado. Como en nuestra época. Exactamente igual. ¿Imaginan lo que estarían graznando los progres de la infame turba de nocturnas aves (Góngora) si esta censura se hubiera producido en la Comunidad de Madrid o en el Ayuntamiento de Valencia? Pero como ha sido aquí, en el pesebre de Manolo, pues a callar se ha dicho.

El libro de José Antonio Parejo verá la luz. Afortunadamente no estamos en una dictadura aunque algunos así lo quisieran. En medio de un silencio espeso y vergonzante, esta obra de investigación saldrá a la calle para poner a cada uno en su sitio. Al historiador, en el ámbito liberal de la librería. Y a los totalitarios del régimen chavesiano, en la Jaula de la Memoria Histórica, ese lugar donde se cultiva la mentira sin necesidad de recurrir a la guía que usa la Junta de Andalucía para enseñarles a sus delegados provinciales que no hay que decir nunca toda la verdad: el evangelio de Evangelina, que también se llama...

http://www.pacoroblesblog.blogspot.com/

Foto: Juan Alberto García Acevedo.










Utilizamos cookies para realizar medición de la navegación de los usuarios. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso.