Arte Sacro
  • Noticias de Sevilla en el mes del Carmelo
  • jueves, 19 de julio de 2018
  • faltan 269 días para el Domingo de Ramos

Provincia. Una mirada la provincia. La hermandad del Santo Entierro de Cazalla de la Sierra


En el rostro de la Virgen destacamos sus finos y perfilados rasgos faciales Eduardo Fdez. López. La ultima de las hermandades que nos quedan por conocer de la iglesia parroquial de Ntra. Sra. De Consolación de Cazalla de la Sierra es la Real e Ilustre Hermandad de Nuestra Señora de la Soledad y Santo Entierro de Jesucristo.

Esta hermandad se funda en el siglo XVI y su devenir histórico ha estado siempre ligado a la orden Agustina, establecida en el convento de San Agustín de esta localidad serrana.

Actualmente y tras pasar a lo largo de su historia por la primitiva ermita de la Soledad y el templo del Santo Obispo de Hipona, reside en el mencionado templo de Consolación desde 1936, tras los sucesos de la Guerra Civil que provocaron la perdida de todo su patrimonio, desde el templo de San Agustín que fue cerrado al publico a la imágenes.

Las imágenes titulares de la hermandad, que son dos, el Cristo Yacente y la Virgen de la Soledad, reciben culto en un retablo de la nave izquierda.

Cristo Yacente, una talla de pasta de y escayola que a pesar de estar realizado en 1944, una fecha relativamente cercana, se desconoce su autor Este retablo fue realizado para acoger a la Virgen del Monte durante su estancia en el pueblo. Consta de banco o basamento, un cuerpo dividido en tres calles por medio de dos pares de columnas corintias de fuste estriado y ático presidido por una pintura del Padre Eterno encuadrado por columnas salomónicas.

Preside el retablo la Virgen de la Soledad, una dolorosa realizada por Antonio Illanes en 1944.

Esta realizada en madera de ciprés y su candelero esta preparado para colocar a la Virgen de pie o arrodillada.

En su rostro destacamos sus finos y perfilados rasgos faciales.

A los pies de la Virgen, en la base del altar se abre una urna donde se encuentra la imagen del Cristo Yacente, una talla de pasta de y escayola que a pesar de estar realizado en 1944, una fecha relativamente cercana, se desconoce su autor.

El Cristo Yacente y la Virgen de la Soledad, reciben culto en un retablo de la nave izquierda La hermandad, aunque en los últimos años se ha visto afectada por el problema de la falta de costaleros que ha afectado a todas las hermandades, tiene establecido en sus reglas dos salidas procesionales.

La primera de ellas el Viernes Santo por la tarde con el Cristo Yacente en un paso con una sobria urna de madera de caoba y la Virgen de la Soledad al pie de una cruz con el sudario y dos escaleras.

Esta procesión se efectúa en absoluto silencio demostrando un enorme carácter fúnebre, todo lo contrario que el Domingo de Resurrección que es cuando la hermandad realiza la segunda de las salidas y en las que solo sale la Virgen de la Soledad vestida de gloria y con acompañamiento musical.

El paso en esta procesión es el mismo, este es de madera tallada y dorada realizado en 1958 por el tallista sevillano Manuel peralta Sánchez.

El Viernes Santo, los hermanos visten túnica blanca con capa y antifaz negros.

La Soledad fue realizada por Antonio Illanes en 1944 A los pies de la Virgen, en la base del altar se abre una urna donde se encuentra la imagen del Cristo Yacente

Pies del Cristo Yacente La Soledad en su retablo de la iglesia de Consolación

Las manos de la Soledad

Fotos: Eduardo Fdez. López










Utilizamos cookies para realizar medición de la navegación de los usuarios. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso.