Arte Sacro
  • Noticias de Sevilla en el mes del Rosario
  • jueves, 29 de octubre de 2020
  • faltan 150 días para el Domingo de Ramos

Una capilla diseñada por Aníbal González, un retablo trazado por Hernández Díaz, todo para las joyas de la casa: el Santísimo y el Crucificado de Montañés


 Arte Sacro. Ya podemos contemplar al Crucificado de Montañés en el Capilla Sacramental del Santo Ángel, capilla edificada según planos de Aníbal González en los años veinte, que estaba dedicada al Santísimo y presidida por Santa Teresa, de ahí que aparezcan escenas de su vida, y de la de Cristo, en azulejos y bóveda, así como el escudo de armas de su familia en las pechinas, junto al del Carmelo Descalzo.

Para ello se han llevado a cabo algunas reformas en dicha Capilla. En primer lugar se han eliminado los casetones del fondo que antes presentaba el retablo marmóreo porque distraían de lo esencial: el Sagrario y el Crucificado.

No olvidemos que todo el retablo fue diseñado bajo la dirección del profesor Hernández Díaz, quien sentía auténtica veneración por el Crucificado de Montañés.

De este modo el retablo ha quedado más uniforme y el fondo se ha quitado el brillo y queda en mate más acorde con la prestancia del Cristo.

La iluminación también se ha cambiado, ahora dispone de una iluminación que resalta los valores artísticos de la imagen, con focos que incorporan filtros que no dañan la imagen. Se ha cambiado la instalación de las lamparillas para que ningún cable pase cerca de la imagen, todo por el suelo. Ambas intervenciones han sido costeadas por el IAPH.

 Por su parte la comunidad ha restaurado la pechina derecha del retablo, por el restaurador y pintor Antonio Díaz, y los perfiles blancos y dorados de las pinturas murales desde el tambor hacia abajo.

Del mismo modo se han eliminado elementos muebles de la Capilla como alfombras, reclinatorios o banquetas para que resalte sólo lo que es esencial.

Se ha limpiado toda la platería de la Capilla: Sagrario, seis candeleros y pies de las lamparillas, todo ello en plata realizado por Gavella Baeza en 1962, año en que se coloca la imagen del Crucificado en la Capilla.

Los candelabros de cincos brazos de plata han sido donados por una familia para la Capilla con motivo de la restauración de la imagen y adecentamiento del recinto sacro.

La imagen de Nuestra Señora de los Siete Dolores se encuentra provisionalmente en la Capilla del Carmen, donde se puede apreciar aún mejor, como indican los fieles, ya muy numerosos, que la veneran.

Fotos: Francisco Santiago










Utilizamos cookies para realizar medición de la navegación de los usuarios. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso.