Arte Sacro
  • Noticias de Sevilla en Tiempo de Glorias
  • miércoles, 18 de septiembre de 2019
  • faltan 200 días para el Domingo de Ramos

El Gran Poder y su bendita Madre han descansado en el corazón de todos los que le han acompañado hasta Santa Rosalía


 Francisco Santiago. Eran momentos mágicos para muchos sevillanos y devotos venidos desde otras tierras externas a Hispalis. Desde altas horas, en previsión de una bulla que no llegó del todo, ya se concentraban grupos en los aledaños del barrio.

Con puntualidad inglesa las puertas de la Basílica comenzaban a abrirse, y segundos antes, ya el siseo del público anunciaba su apertura para llamar a “toque de silencio”.

Muchas gentes congregadas en la plaza de San Lorenzo, pero quizás no toda la que se esperaba. Quizás ese fuera el motivo que facilitó el transcurrir lento, portentoso y sin agobios, dando oportunidad al disfrute general de los allí presentes.

A las 11:45 horas, el Señor asomaba por el portón de su Basílica y se encaminaba hacia la puerta de San Lorenzo, donde le esperaba la Hermandad del Dulce Nombre y la Soledad, con sus hermanos mayores a la cabeza. Las saetas eran la única música, además del silencio.

 Era una oportunidad única desde hacía mucho tiempo, para ver al Señor de Sevilla a plena luz del Sol, y que luz, mezclada con el calor del día y los sentimientos a flor de piel, que se veía en los rostros de los devotos que, una vez más, habían acudido a su particular Dios para pedirle esa redención del alma, porque nuestra alma es un conjunto de otras almas cercanas que necesitan todo el apoyo del mundo para seguir…

El Señor llegaba a la calle que le da nombre a las 11:10 horas de la mañana y ya se notaba como había aumentado el número de fieles afinados en sus respectivos lugares estratégicos donde visionar mejor el momento.

Entre sus filas con cirios, los hermanos mayores de La Hiniesta y Estudiantes, el ex delegado de La Madruga (y ex hermano mayor de San Roque), José Luis Segura, del Curso de Temas Sevillanos y colaborador de este portal, el periodista y escritor José Luis Garrido Bustamante o el Pintor Daniel Puch, entre muchos otros personajes que también forman parte de la nómina de hermanos del Gran Poder, además de las devociones que les han hecho populares.

 A las 12:10 horas la Cruz de Guía entraba en la calle Cardenal Spínola. Eran los últimos momentos de algo que no volveremos a vivir hasta diciembre (posiblemente) y que se mantendrá en nuestras retinas por mucho tiempo. Diez minutos después asomaba el Señor a la calle, que había sido literalmente tomada por los hermanos y la prensa “morada”.

De nuevo suena la saeta desde el público concentrado tras las vallas que se habilitaron pasado el convento de Santa Rosalía. Y el Señor parecía querer avanzar más allá del templo, buscando la voz femenina que le cantaba plegarias, acompañado por los hermanos mayores de Santa Genoveva y La Macarena, que acompañaban a Enrique Esquivias junto al Presidente del Consejo. Los hermanos se dieron la vuelta sobre sus pies y, en dirección contraria, entraron al Señor de Sevilla de cara al público. Eran las 12:33 horas.

No sé si a todo el mundo le impactó como a mí, pero me pareció bellísima la Virgen del Mayor Dolor y Traspaso ataviada con el manto celeste que comparten dos de las devociones más fuertes de Sevilla, El Rosario y la Esperanza del barrio de San Gil (para no repetir la palabra Macarena).

Las andas de la Virgen eran mucho más anchas que la del Señor, lo que obligó a despejar el cuerpo de hermanos que la portaba para que, sólo cuatro de ellos y por dentro de las maniguetas, hicieran la entrada en el convento. Eran las 12:45 cuando se pudo dar por terminado este traslado especial, particular e intransferible que nos ha regalado la primavera sevillana.

Postdata: Agradecer a la Hermandad del Gran Poder las facilidades a la hora de poder acreditarnos, igualmente a los componentes del cortejo que en todo momento y guardando las formas, nos dejaron movernos por los laterales sin problemas y, sobre todo, al público en general que se comportó como era de esperar, con una categoría y clase digna de mención y elogio en esta noticia.

¡Allí queó y hoy lunes, desde las 8:00 horas de la mañana nos espera!

Fotos: Francisco Santiago

Noticia relacionada: 27/04/2008- Avance. El Señor de Sevilla y su bendita Madre ya están en Santa Rosalía (ampliada)










Utilizamos cookies para realizar medición de la navegación de los usuarios. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso.