Arte Sacro
  • Noticias de Sevilla en el mes del Carmelo
  • jueves, 19 de julio de 2018
  • faltan 269 días para el Domingo de Ramos

Provincia. Una mirada a la provincia. La hermandad de la Vera Cruz de Utrera


 Eduardo Fdez. López. La Antigua Hermandad y Archicofradía de la Santa Vera Cruz, Santo Entierro de Cristo, Nuestro Padre Jesús atado a la columna y Nuestra Señora de los Dolores de Utrera es fruto de la fusión a finales del siglo XIX de dos hermandades, la de la Santa Vera Cruz y la de Nuestra Señora de la Soledad y Santo Entierro.

La primera, cuyo origen se remonta al siglo XIII estuvo establecida en el antiguo convento de San Francisco, a las afueras del pueblo y donde hoy se encuentra el cementerio.

Esta hermandad de sangre realizaba su estación de penitencia el Jueves Santo con una imagen del Señor Crucificado y una dolorosa.

La cofradía de la Soledad y Santo Entierro se le aprueban sus primeras reglas en 1560 estableciéndose en el convento del Carmen de las veredas, a esta hermandad pertenecían los miembros de las familias mas distinguidas de la villa y que cumplían con su anual estación de penitencia en la tarde del Viernes Santo.

 Era una cofradía con hermanos de luz y sangre que llego a tener hasta cuatro pasos, el de la Santa Cruz con el sudario, el del Cristo Yacente en una urna, la Virgen de la Soledad y hasta una canina.

Hoy en día nos encontramos ante una de las hermandades con mayor arraigo de Utrera que se encuentra establecida en la iglesia de San Francisco, templo construido por los jesuitas entre 1645 y 1652.

La hermandad realiza dos salidas procesionales en Semana Santa, la primera de ellas el Viernes Santo con el paso de Cristo atado a la columna, imagen del ultimo tercio del XVII relacionado con el taller de Pedro Roldan al que acompañan en el paso dos sayones, un sanedrita y un soldado romano de Castillo Lastrucci junto a otro romano de realización más reciente.

Todas estas imágenes recorren Utrera sobre un gran paso conocido cariñosamente como “el portaviones” y que esta hermandad adquirió en 1971 a la hermandad sevillana de la Esperanza de Triana.

Tras el paso de misterio procesiona la Virgen de los Dolores en un palio bordado en oro sobre terciopelo negro adornado con sedas de colores confeccionado por las hermanas Antúnez y también con pasado trianero al pertenecer a la Virgen del Patrocinio de la hermandad del Cachorro.

La hermandad vuelve a salir el Sábado Santo, en esta ocasión con el Cristo Yacente en una urna portada por ángeles policromados encadenados por guirnaldas.

El canasto esta tallado en madera con ornamentación ejecutada a base de hojarascas, conjugadas con cabezas de querubines y medallones plateados, obra de Antonio Castillo Lastrucci.

En esta jornada vuelve a procesionar la dolorosa en su mismo paso pero en esta ocasión con palio de guipur y azabache, estrenado en 1968 todo de color negro al igual que el manto, aumentando el carácter luctuoso o fúnebre de esta jornada.

Fotos: Eduardo Fdez. López, Pedro J. Vargas, Emilio Muñoz Leal y Salvador Criado.










Utilizamos cookies para realizar medición de la navegación de los usuarios. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso.