Arte Sacro
  • Noticias de Sevilla en Tiempo de Glorias
  • domingo, 15 de septiembre de 2019
  • faltan 203 días para el Domingo de Ramos

Provincia. Una mirada a la provincia. La hermandad de la Sangre de Écija


 Eduardo Fdez. López. La Fervorosa Hermandad del Santísimo Cristo de la Sangre y Nuestra Señora de los Dolores de Écija tiene su sede en la parroquia mayor de Santa Cruz.

La Hermandad se constituyó en 1564 en el convento de San Agustín de Écija basándose en la existente en el convento de San Agustín de Sevilla. En sus reglas queda clara esta influencia pues se reconoce que "la cual regla fue hecha y sacada por la que tienen los cofrades y hermanos del Santísimo Crucifijo del Señor San Agustín en la ciudad de Sevilla, la que de hoy en adelante haremos usar y guardar todos los estatutos y capítulos según y como en la dicha regla fue hecha en el dicho monasterio de la dicha ciudad de Sevilla".

Realiza su estación de penitencia el Jueves Santo, con salida a las 19:30 horas y entrada a las 00:30 horas, con dos pasos, en el primero el Santísimo Cristo de la Sangre, crucificado de estilo renacentista catalogado como la obra cumbre de Gaspar del Águila, realizada en 1.567 e inspirada en el devoto Cristo de San Agustín de Sevilla.

La posición del crucificado en efecto, remite a la del Crucifijo sevillano, aunque el modelado difiere notablemente, de largo torso, la cabeza cae reclinada más levemente que su modelo. La similitud más significativa con respecto al Cristo de Sevilla es el paño de pureza, largo, casi hasta las rodillas, anudado a la derecha y dejando ver la pierna derecha.

 Gaspar del Águila nació en Ávila, hacía 1540, documentándose su estancia en Sevilla desde 1566 a 1602. Es uno de los más activos maestros sevillanos, y aunque su producción carece de un detenido estudio, a través de las numerosísimas menciones documentales, se deduce el extraordinario prestigio y predicamento de que debió gozar en Sevilla, a juzgar por sus obras y colaboraciones.

Esta imagen procesiona en un paso de estilo barroco diseñado por el ecijano José Belmonte, talla de Antonio Martín y dorado por Antonio Díaz.

Lleva en las cuatro esquinas los cuatro evangelistas, realizados por Ricardo Comas, el paso va iluminado por candelabros de guardabrisas y entre ellos, cuatro ángeles del anterior paso y restaurados en 1.996 por Rguez. Azoge.

El Cristo de la sangre representa el pasaje evangélico según San Juan en el que los soldados rompieron las piernas a los que habían sido crucificados con Jesús. Cuando se acercaron a Jesús, se dieron cuenta de que ya había muerto, por eso no le rompieron las piernas.

Pero uno de los soldados le abrió el costado de una lanzada y, al punto, broto de su costado sangre y agua.

 El otro paso de esta hermandad es en el que procesiona la Virgen de los Dolores, esta imagen de la Stma. Virgen es obra de Antonio Díaz Poz quien la talló en 1.853.

Procesiona en un palio cuya Orfebrería procede del taller sevillano de Villarreal. Los bordados, sobre terciopelo granate del manto y palio estan pasados de obras del siglo XVIII según diseño de Joaquín Ojeda. En el frontal del paso figura la Imagen en plata de ley de San Agustín.

Los alrededor de 400 hermanos nazarenos que acompañan a esta hermandad en su desfilar por las calles astigitanas visten túnica y antifaz roja y capa blanca en el paso de Cristo y túnica y antifaz blanco y capa roja para los de la Virgen, ambos con cordón de esparto y escudo bordado en antifaz.

Durante algunos años ha figurado en el cortejo unas andas llevadas por niños con la imagen del Niño Perdido, Se trata de una imagen anónima de la escuela sevillana del siglo XVIII.

Comenzó a procesionar en el año 1824 durante un periodo de casi un siglo, hasta el año 1920. En 1991 se recuperó la tradición de volver a procesionar con dicha imagen, realizando ésta la estación de penitencia durante varios años.

Fotos: Eduardo Fdez. López










Utilizamos cookies para realizar medición de la navegación de los usuarios. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso.