Arte Sacro
  • Noticias de Sevilla en Tiempo Estival
  • jueves, 13 de agosto de 2020
  • faltan 227 días para el Domingo de Ramos

De San Gregorio a San Hermenegildo. O cómo Sevilla se vuelve la espalda a sí misma


 Francisco Santiago. Curiosamente, el actual Parlamento de Andalucía, antiguo Hospital de las Cinco Llagas,  es uno de los mayores edificios públicos dedicados a la política y, concretamente a la andaluza.

Si no nos fallan los cálculos, es incluso mayor que el de las Cortes de Madrid e incluso tiene dependencias que aún hoy no se utilizan porque aún no han sido restauradas desde los tiempos del cierre del Hospital como tal.

San Hermenegildo, comparado con El Hospital de las Cinco Llagas, es como la sacristía a nuestros templos, un reducido espacio que a la Junta de Andalucía, y según lo leído, le duele por la reciente historia democrática y poco más de dos meses del siglo XIX...

Cinco Llagas

Pero la historia del Hospital de las Cinco Llagas va mucho más allá de toda la historia (léase también histeria) que pueda tener nuestra joven democracia. La construcción del Hospital de las Cinco Llagas o de la Sangre se inició solemnemente el 12 de marzo de 1546. Su construcción se debe a la voluntad de don Fadrique Enríquez de Ribera, que decidió alzar un nuevo edificio para albergar la fundación de caridad que en 1500 creara su madre, doña Catalina de Ribera.

Las desamortizaciones, dejaron el hospital en manos de la Diputación en el siglo XIX, pero el Hospital siguió funcionando como los que conocemos actualmente, siendo miles los sevillanos que nacieron en sus salas de maternidad.

San Hermenegildo

El conjunto del colegio jesuita de San Hermenegildo, del que hoy sólo se conserva su iglesia, se construyó entre 1616 y 1620. El edificio fue proyectado por el arquitecto Juan Bautista de Villalpando y revisado por el jesuita Pedro Sánchez. La parte más notable del complejo era la iglesia, de planta elíptica y dividida en dos cuerpos. Tras la expulsión de los jesuitas en 1767, el edificio tuvo diferentes usos. Entre ellos albergó a la institución de los Niños Toribios, a medias entre hospicio y duro correccional, que recogía a jóvenes huérfanos para darles educación. También funcionó como cárcel religiosa, sede de la hermandad de la Escuela de Cristo, reñidero de gallos y acuartelamiento de tropas de artillería. Actualmente el Ayuntamiento de Sevilla lo emplea para la celebración de actos culturales. El edificio tuvo que ser acondicionado para poder acoger allí a las Cortes, que estuvieron reunidas desde el 23 de abril hasta el 11 de junio de 1823.

Historia

Como ya conocen, la Junta quiere este edificio más que por la historia del siglo XX, por los escasos dos meses que estuvieron allí las Cortes en tiempos de la invasión de los 100.000 hijos de San Luis, pero esos dos meses no sopesan nada en comparación a lo que en la actualidad significa la Semana Santa para Sevilla, una de las fuentes de ingresos más importantes de la ciudad y, junto a la Feria, uno de los mayores atractivos turísticos a escala mundial.

Agravio Comparativo

La ciudad de Málaga alberga una Semana Santa creciente, tras los horrores y destrucciones que sufrió la ciudad en la guerra civil. Allí la Agrupación de Cofradías lleva casi 20 años (los hará en diciembre de 2008) en lo que era el Hospital de San Julián, emblemático edificio del siglo XVII, fundado por la desaparecida Hermandad de la Santa Caridad, estableciéndose allí la Agrupación en 1988 en las vísperas de la festividad de Nuestra Señora de la Esperanza.

En la ciudad de Cádiz desde siempre ha existido una colaboración entre el Ayuntamiento y el mundo cofrade, de hecho El primer presidente de la Junta de Cofradías, Cayetano del Toro, fue Alcalde de Cádiz.

Tras pasar por varias sedes compartidas con otros estamentos e instituciones de diverso carácter, desde deportivo hasta religioso, actualmente están situados en un local, propiedad de las cofradías, sito en el bajo del número 10 de la céntrica y reconocida calle Cobos.

Futuro

Las pregunta que los sevillanos nos podríamos hacer son: ¿Necesita la Junta de Andalucía un edificio como San Hermenegildo para sus actividades exposititas, teniendo como sede uno de los mayores edificios de Sevilla, con zonas aún sin restaurar y multitud de otros de rancio abolengo cerrados o faltos de uso real?

¿Necesita Sevilla un edificio como San Hermenegildo para tener en él como sede a una de las instituciones más representativas de la actualidad ciudadana y que se convertiría en referente mundial para una celebración turística como es la Semana Mayor?

Aunque en un principio se daba ya por hecho que el Ayuntamiento cedería San Hermenegildo a la Junta, la cosa aún no ha llegado oficialmente a los plenos municipales y, quizás, seamos los propios sevillanos los que tengamos que dar una opinión válida sobre lo que queremos para nuestra ciudad, nuestras fiestas mayores y nuestro propio futuro como ciudad, al margen de nuestra situación como parte integrante y fundamental de la región andaluza. 

Participa en nuestra encuesta.

Fotos: Francisco Santiago










Utilizamos cookies para realizar medición de la navegación de los usuarios. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso.