Arte Sacro
  • Noticias de Sevilla en el mes del Rosario
  • martes, 15 de octubre de 2019
  • faltan 173 días para el Domingo de Ramos

Provincia. Una mirada a la provincia. La hermandad del Cristo de la Carcel de Mairena del Alcor


 Eduardo Fdez. López. Hoy nuestra protagonista es una hermandad algo peculiar cuyos titulares son un lienzo y una imagen de la Virgen de pequeño tamaño, esta no es otra que la popular Hermandad del Santísimo Cristo de la Cárcel y Nuestra Señora del Amparo de Mairena del Alcor.

El Cristo de la Cárcel recibe culto en la capilla del mismo nombre situada en la Plaza Antonio Mairena, la cual tuvo comunicación con la antigua cárcel de la localidad, de ahí su nombre.

La antigua imagen del Cristo fue destruida en julio de 1936, realizándose entonces una reproducción de esta por el pintor Félix Lacárcel y que es la que actualmente se venera.

La veneración a esta imagen comienza en los últimos años del siglo XVII y ha llegado a nuestros días rodeada de múltiples tradiciones pasadas de padres a hijos.

La Virgen del Amparo es una pequeña talla realizada por el escultor local Antonio Gavira Alba en la década de los años cincuenta y sustituyó a la anterior desaparecida igualmente en los sucesos de 1936.

 La procesión del Cristo de la Cárcel y la Virgen del Amparo se celebra siempre los días 11 y 18 de marzo a las diez de la noche, caiga en el día y fiesta que caiga, coincidiendo en algunas ocasiones con la propia Semana Santa.

La procesión del día 11 es la de traslado desde la capilla hasta la parroquia de la Asunción, donde se celebra en su honor el quinario y la función solemne.

El día 18 regresan a la capilla. En estas procesiones, tanto a la salida como a la entrada del paso en su capilla se entona el “Santo Dios”, un canto popular comenzado por un hermano y al que le acompañan todos los devotos allí presentes.

En estas procesiones las imágenes van acompañadas de numerosos penitentes morados conocidos popularmente como “grillos”, ya que llevan los pies atados por grilletes y su sonido al arrastrar nos recuerda al cante del insecto.

Fotos: Eduardo Fdez. López










Utilizamos cookies para realizar medición de la navegación de los usuarios. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso.