Arte Sacro
  • Noticias de Sevilla en el mes del Carmelo
  • viernes, 20 de julio de 2018
  • faltan 268 días para el Domingo de Ramos

Provincia. Una mirada a la provincia. La hermandad de La Soledad de Lebrija


 Eduardo Fdez. López. La hermandad y Cofradía de Nuestra Señora de la Soledad de Lebrija, según nos cuenta el consejo de hermandades de esta localidad debió instituirse rebasada ya la segunda mitad del siglo XVI en la iglesia del monasterio de Santa María de Jesús, aprobando sus reglas fundacionales el señor provisor del Arzobispado, el 15 de junio de 1574.

La parroquia de Santa María de Jesús fue iglesia del convento de religiosos terceros de San Francisco cuya fundación se remonta a 1510 por fray Manuel Tablada.

Fue restaurada a finales del siglo XVIII y en 1985 fue elevada a la categoría de parroquial, ya que antes era filial de la de Santa María de la Oliva.

Los religiosos del convento eran los devotos más fervorosos de la Virgen, estando también obligados a acudir a la procesión del Viernes Santo.

Entre las fiestas más principales que la Hermandad estaba obligada a celebrar figuraba la festividad de la Transfiguración y Soledad de Nuestra Señora, el primer domingo después de Reyes, así como la del Dulce Nombre de Jesús y Nuestra Señora de la Soledad. La Hermandad estaba obligada además a celebrar las festividades de la Purificación, encarnación, Ascensión y Natividad de Nuestra Señora.

 Durante los años cuarenta la Hermandad se hace con gran parte de su patrimonio, en estos años de posguerra se potencia la Hermandad gracias a la labor desarrollada en su seno por D. Ceferino Mendaro Pérez.

La única titular de esta hermandad es una talla de candelero, de autor desconocido, estimando algunos imagineros que su antigüedad data de finales del siglo XV o principios del XVI.

Ha sufrido varias restauraciones, la ultima la realizada por el imaginero de la localidad, Juan Herrera Cala en 1991, debido al mal estado de conservación, realizándole unas nuevas manos.

Procesiona al pie de la cruz en un paso de estilo barroco adquirido en el año 2002 a la Hermandad de la Vera-Cruz de Guillena. Fue tallado por Antonio Martín y lleva cartelas de plata de Manuel de los Ríos.

Cada Viernes Santo, Nuestra Señora de la Soledad se traslada hasta el Patio de los Naranjos de la parroquia de la Oliva para el acto de velación al Cristo Yacente de la hdad. del Santo Entierro y venerado en la ermita del Castillo y posteriormente realizar el recorrido procesional por las calles de Lebrija en la madrugada del Sábado Santo.

Unos cien nazarenos acompañan a esta hermandad vestidos con el hábito franciscano.

Fotos: Eduardo Fdez. López










Utilizamos cookies para realizar medición de la navegación de los usuarios. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso.