Arte Sacro
  • Noticias de Sevilla en Cuaresma
  • miércoles, 24 de febrero de 2021
  • faltan 32 días para el Domingo de Ramos

Finalizan las obras de restauración y estabilización de los Caños de Carmona


 Arte Sacro.  El Alcalde de Sevilla, Alfredo Sánchez Monteseirín visitó el miércoles 11 de marzo la finalización de los trabajos de restauración y estabilización del tramo de los Caños de Carmona que se encuentra en la avenida Luis Montoto esquina con la calle Jiménez Aranda y que han significado la recuperación de un importante patrimonio de la ciudad que data de la época almohade.

La restauración del tramo de los Caños de Carmona que presentaba un claro estado de deterioro, comenzaron en el pasado mes de marzo y han tenido un presupuesto de ejecución de  574.658 euros.

Durante los meses en los que han tenido lugar los trabajos, Emasesa revistió con una lona el tramo de los antiguos Caños de Carmona que se estaba restaurando para reducir las molestias de los trabajos a viandantes y vecinos. Con este revestimiento que mostraba una imagen virtual de cómo iba a quedar el tramo una vez concluyesen los trabajos, se reducían las molestias que viandantes y vecinos pudieran tener como consecuencia de las obras de restauración, como eran el incremento del polvo y los restos de materiales de construcción, facilitando, así mismo, la integración de la obra en los edificios colindantes.

Aunque el nombre pueda dar lugar a equívocos, los denominados Caños de Carmona no traían el agua a Sevilla desde esta localidad, sino desde Alcalá de Guadaíra procedente del manantial de Santa Lucía.

El antiguo acueducto de Sevilla tuvo su esplendor en la época almohade, finalizando en la Puerta de Carmona (que fue derribada en 1868) donde estaba construido un gran depósito desde el que se distribuía el agua hacia diversos lugares de la ciudad, siendo utilizado fundamentalmente por las clases más pudientes y utilizado para el riego en las Huertas del Rey y Reales Alcázares, además de dar suministro a algunas fuentes públicas.

Según los historiadores, fue el califa Abu Yaqub Yusuf quien erigió esta colosal obra a la vez que mandó construir la mezquita y su alminar, La Giralda. Se estima que aportaba 5.000 m3 de agua potable al día a través de una canalización de unos diecisiete kilómetros de longitud, la mayor parte de ella a cielo abierto y que servía también para mover varios molinos harineros.

A la altura de Torreblanca, a unos cuatro kilómetros de la Puerta de Carmona, era donde se elevaba sobre los arcos del acueducto. Los historiadores estiman también que estaba compuesto entre 390 y 410 arcos. El acueducto de los Caños de Carmona estuvo en uso hasta el siglo XIX y fue demolido en 1912 para permitir la expansión de la ciudad.

ACTUACIÓN REALIZADA EN EL TRAMO DE ACUEDUCTO “CAÑOS DE CARMONA”

EMASESA, como propietaria de los Caños de Carmona y de sus servidumbres, ha  actuado como entidad promotora de la presente actuación arquitectónica y urbanística, consistente en la puesta en valor de una construcción de indudable interés, elemento primario en el proceso de formación y evolución urbana de la ciudad de Sevilla.

El proceso de Restauración y Estabilización del tramo de los Caños de Carmona se ha planteado tanto a nivel de la recuperación constructiva y estructural del fragmento de acueducto, como de su integración paisajística y urbana.

Con anterioridad a la intervención, el acueducto, debido a su apreciable inestabilidad, se encontraba apeado a dos niveles mediante una estructura  triangulada de perfiles de acero de características marcadamente provisionales, que invadía parte del espacio público circundante. Además, el conjunto del monumento carecía de un ámbito propio que le permitiera una adecuada inserción en la ciudad.

El ámbito sobre el que se ha intervenido es la totalidad del fragmento de acerado sur de la Avda. Luis Montoto, comprendido entre las intersecciones de ésta con c/Jiménez Aranda y Avda. José Mª Moreno Galván. Con anterioridad este ámbito estaba algo desordenado en cuanto a la disposición del estacionamiento, área de carga y descarga y ámbitos para la circulación peatonal, esta situación quedaba algo agravada por la existencia de locales comerciales en la planta baja de los edificios. Este hecho incidía muy negativamente en el monumento, restándole el protagonismo que merece, y privándolo del ámbito que necesitaba. La reordenación realizada ha sido muy beneficiosa tanto para el movimiento peatonal en sí, como para las actividades que se desarrollan en su entorno.

La intervención ha contemplado la definición precisa de los distintos ámbitos funcionales y espaciales necesarios para la adecuada integración del monumento: acerado para el tránsito peatonal de paso y acceso a la edificación, áreas de carga y descarga para servicio del comercio existente en el sector, área de estancia provistas de bancos y arbolado y, por último y como más relevante, el área próxima al monumento, en donde se ha dispuesto el gran pórtico de acero corten necesario para su estabilización, y se han puesto en valor los restos arqueológicos descubiertos. A fin de resolver estas cuestiones se proponen las siguientes actuaciones:

a)      A nivel de la integración urbana del monumento:

Se ha ampliado el ámbito del entorno inmediato del monumento, algo deprimido respecto al acerado, descubriéndose, los restos de acueducto enterrados. Esto permite alargar y manifestar el carácter lineal del mismo, en contraposición al carácter acotado y aislado que poseía anteriormente el fragmento de arcada.

A fin de descontaminar visualmente el monumento restaurado se ha eliminado estacionamiento entorno al mismo. También se ha eliminado el estacionamiento en cordón existente en el borde de la Avda. Luis Montoto, junto al acueducto, permitiendo ello ampliar la acera.

Dado el mal estado que presentaba el pavimento del acerado anterior y debido a las necesarias transformaciones a realizar, se ha llevado a cabo una reurbanización consistente en pavimentación, arbolado y mobiliario de dicho acerado.

El pavimento de la zona deprimida que acompaña a las arcadas y restos arqueológicos se ha realizado con losas de granito. La bajada a la zona deprimida consiste en una rampa y escalinatas, ambas de granito.

El alumbrado monumental se dispone empotrado en la solería a una distancia idéntica al módulo de la arcada por lo que potencia la estructura arquitectónica del monumento y resta presencia al pórtico de sustentación.

b)      La estabilización del monumento:

El elemento realizado para la estabilización, independientemente de su función estructural de soporte, hay que entenderlo desde la componente paisajística. Se ha creado un elemento estabilizador materializado en un gran pórtico de acero corten que mediante su trazado rectilíneo y materialidad metálica, antitética a las viejas fábricas de ladrillo del monumento, ha sido capaz de ponerla en valor y enfatizar sus características formales y arquitectónicas.

Este pórtico dispone sus dos únicos apoyos a cierta distancia del tramo de acueducto, y el dintel se inserta en la canal superior del mismo. Con ello, la antigua estructura del monumento, con las deformaciones que posee, queda sustentada, pero visualmente independizada de su prótesis.

c)      La consolidación de la arcada.

Para la consolidación interna del monumento se ha adoptado una estabilización estática mediante “cosido”. Este sistema es aplicable a ele­mentos de variada natura­leza, que por diferentes patologías hayan sufrido esfuerzos y des­per­fectos que hayan conducido a un agrietamiento o fisuración. Ha consistido fundamentalmente en la creación, dentro de la fábrica a tratar, de una malla espacial de perforaciones de pequeño diámetro, armadas e inyectadas que transforman el elemento dañado en una fábrica continua, haciéndolo capaz de soportar y transmitir esfuerzos de diversa índole y restituyendo su papel dentro de la estructura en que se encuentran ubicadas.

d)     Restauración de las arcadas.

Como fase final al proceso de restauración, se ha realizado la limpieza de alzados y eliminación de material degradado en juntas de fábricas de ladrillo, saneo y posterior reposición con morteros de cal. Los restos arqueológicos descubiertos bajo rasante se han tratado de forma similar.










Utilizamos cookies para realizar medición de la navegación de los usuarios. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso.