Arte Sacro
  • Noticias de Sevilla en Tiempo de Glorias
  • domingo, 24 de septiembre de 2017
  • faltan 182 días para el Domingo de Ramos

Provincia. Una mirada a la provincia. La Hermandad de la Esperanza de Arahal


 Eduardo Fdez. López. La Hermandad Sacramental y Cofradía de Nazarenos del Santísimo Cristo de la Esperanza, Nuestra Señora de las Angustias, San Juan Evangelista y Santa María Magdalena tiene su sede canónica en la parroquia de Santa María Magdalena de Arahal.

Esta Hermandad fue fundada en este templo en la primera mitad del siglo XVII. Este templo fue erigido bajo la advocación de María de Magdala, cuyo patronazgo se remonta al 22 de Julio de 1248, día de la Santa, en que la tradición acepta que el rey Fernando III El Santo entró en el lugar de Arahal, conquistándolo para Castilla.

Las obras de la actual parroquia neoclásica comenzaron con el derribo de la anterior en el año 1785 y se terminaron en 1800, siendo costeadas por D. Pedro Téllez Alcántara, IX Duque de Osuna.

La Hermandad realiza su estación de penitencia el Viernes Santo por la tarde. Los nazarenos que acompañan a los pasos visten túnica de capa blanca y antifaz de raso de seda verde.

 El paso en el que procesiona el Cristo de la Esperanza es neobarroco en madera dorada y policromada, con muy clásica talla de hojarasca y cartelas con frutas y escenas de la Pasión. Es alumbrado por candelabros de guardabrisas, también de madera dorada. La imagen del Señor Crucificado fue realizada por Manuel Pineda Calderón en 1947, representando un Cristo muerto, de excelente factura y terminación.

Es el tercer crucificado que la Hermandad posee como titular, desde su fundación poseyó un crucificado del siglo XVII y que fue destruido en los sucesos de 1936. El siguiente fue un crucificado realizado en pasta de madera policromada por el ceramista Enrique Orce Mármol. Este fue adquirido en 1938 en la galería de arte Roldán, de la calle Sierpes en Sevilla, galería ya desaparecida en la que estaba expuesto este crucificado.

La Virgen de las Angustias fue realizada también por el alcalareño Manuel Pineda Calderón, en 1938.

Su paso de palio es renacentista, con palio rojo bordado en oro fino por el hermano Francisco Expósito, según diseño del hermano Andrés Morell.

  

Este paso se estrenó en la década de los años 60 del pasado siglo. El encargo se hizo a los talleres sevillanos de Villarreal, mientras se completaba, se seguían utilizando algunas piezas del paso antiguo.

 En 1961 se adquirieron unos respiraderos a la Hermandad sevillana del Buen Fin, que habían sido realizados por Eduardo Seco Imberg en los años 30 y reformado posteriormente. Tanto el juego de varales como las ánforas y los candelabros de cola son también del taller de Villarreal.

Fotos: Eduardo Fdez. López








Utilizamos cookies para realizar medición de la navegación de los usuarios. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso.