Arte Sacro
  • Noticias de Sevilla en el mes del Carmelo
  • viernes, 20 de julio de 2018
  • faltan 268 días para el Domingo de Ramos

Provincia. Una mirada a la provincia. La Hermandad del Santo Entierro de Guadalcanal


 Eduardo Fdez. López. La Hermandad del Santo Entierro de Guadalcanal parece ser que data de 1502, alcanzando su oficialidad en 1.514, teniendo su sede en el antiguo convento franciscano de Nuestra Señora de la Piedad, hoy Cementerio de San Francisco.

El 31 de diciembre de 1.835, debido a la desaparición del convento, la hermandad se ve obligada a cambiar su sede a la Parroquia de Santa María de la Asunción en donde reside actualmente.

Sus primeras Reglas son aprobadas por el Prior don Rodrigo de Lorenzana el 3 de Abril de 1.592 como aparece en un expediente incoado en 1.601 y que consta en el Archivo General del Arzobispado de Sevilla, sección III, Justicia, serie Asuntos Civiles, legajo 3719. Las actuales son aprobadas por el Ilmo. Sr. Arzobispo de Sevilla el 18 de Noviembre de 2.005. 

En 1.626 el Papa Urbano VIII concedió por Bula, fechada el 18 de Septiembre, indulgencias a los Cofrades de la Cofradía de Nuestra Señora de Soledad, en las siguientes festividades: domingo inmediatamente posterior a la festividad de la Purificación de Nuestra Señora, Viernes Santo, Pascua de Resurrección, Invención de la Santa Cruz, San Francisco, feria sexta y domingo después de Semana Santa. 

 En 1.747 la Hermandad sigue enriqueciéndose  de indulgencias por las festividades del Viernes de Dolores, último día de Pascua de Resurrección, Todos los Santos, Asunción de Nuestra Señora y Patriarca San José, a los que hay que unir los cuarenta días concedidos en 1.803 por Don José Casquete de Prado, Prior de San Marcos de León, a los fieles que rezasen un Credo al Santísimo Cristo en el Santo Sepulcro y una Salve a Nuestra Señora de la Soledad.

La imagen de Cristo en el Sepulcro es obra de los talleres de Olot, fechada en 1.954. La Imagen de la Virgen fue ejecutada en 1.937 por el escultor José Manuel Rodríguez Fernández Andes, discípulo de Illanes y Castillo Lastrucci.

En su rostro, con boca ligeramente abierta y sus ojos llorosos, bañadas por las lágrimas sus sonrojadas mejillas, aflora todo el dolor y soledad de la Madre, así como la congoja subrayada elocuentemente por el movimiento de sus finas manos. Destaca igualmente su grafismo o rasgos específicos de su autor, como son sus lagrimales, su nariz corta o su cuello redondo.

 El Cristo procesiona en una magnifica urna rectangular, con adornos tallados barrocos y rematada por la figura del Pelícano, alusiva al sacrificio del Redentor, acompañada en las cuatro esquinas por figuras de angelitos, va sobre canastilla de igual estilo con canasto y respiraderos, iluminándose por candelabros de guardabrisas, tallado por Francisco Escote en 1.954. Ha sido restaurado en su dorado hace algunos años por los talleres Carrasco de Zafra. Va adornado alternativamente unos años con lirios morados o rosas y claveles rojos.

El paso de la Virgen es del mismo autor, aunque de fecha algo anterior, muestra una espléndida canastilla de madera tallada y dorada en estilo barroco, sobre la que descansa candelabro de cola en cada esquina y ornamentada a base de hojarasca. Ha sido restaurado en parte por Manuel María Rosendo Sánchez, quien le ha añadido una serie de cartelas con relieve que representan los temas de la Piedad, Jesús atado a la columna, Jesús Nazareno y Quinta Angustia, figurando en las esquinas cabezas de Querubines.

 La Cruz es de 1.951, y candelería y jarras de 1.981, realizada en los Talleres de Viuda de Villarreal, quien ha restaurado la corona de plata de la Virgen.

La Imagen luce en su salida Procesional manto negro bordado en oro realizado y donado por las hermanas Caballero a fines del siglo XIX o primeros del XX. Asimismo a resaltar la saya bordada en plata de primeros de siglo XX. Llamador en plata de igual orfebrería. Tanto la candelería como el llamador donado por hermanos.

La salida procesional de esta Hermandad tiene lugar el Viernes Santo a las 8 y media de la noche. Visten sus hermanos nazarenos túnica negra, con botonadura y cíngulo rojo.

La Hermandad ademas de la estación de penitencia celebra Solemne Septenario en honor a sus titulares durante la semana anterior a la de Pasión. Tiene su culminación el sábado con la Función Principal durante la cual, la Hermandad hace su protestación de Fe y los hermanos juran las Reglas de la Hermandad.

Una vez terminada, se procede al besapié del Santo Entierro de Cristo y al besamano de Ntra. Sra. de la Soledad. 

Además, durante el mes de Noviembre, la Hermandad realiza Misa por sus hermanos difuntos.

Queremos comentar que estos datos han sido extraídos del blog de esta Hermandad, un blog bastante completo, pocos así se pueden encontrar con tanta información sobre una Hermandad en concreto.

http://hermandadsantoentierroguadalcanal.blogspot.com/

Fotos: Manuel Pinto Montero










Utilizamos cookies para realizar medición de la navegación de los usuarios. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso.