Arte Sacro
  • Noticias de Sevilla en el mes del Rosario
  • lunes, 03 de octubre de 2022
  • faltan 181 días para el Domingo de Ramos

Jorge Anillo está acometiendo una restauración integral al paso del Cristo del Amor


 Daniel García Acevedo. El artista sevillano Jorge Anillo con sus colaboradores Fco. Javier Abela y Alberto Rubiano, están acometiendo la restauración integral del paso del Cristo del Amor. Este tipo de restauración es innovadora dentro de nuestras hermandades y cofradías ya que, normalmente, se suelen realizar en varias fases y por distintos artesanos.

Este paso, que fue ejecutado por Fco. Antonio Ruiz Gijón en el año 1694, no ha sufrido ninguna restauración anterior, siendo dorado en dos ocasiones desde su hechura. En el año 1940, aproximadamente, la canastilla sufrió una ampliación en la que se le realizaron, además, dos candelabros que van sujetos en unas jarras, de menor valor artístico que las antiguas.

 El paso, que llegó al taller el pasado mes de abril, ha sido desmontado para realizar las labores de restauración como hemos dicho, en fases, encontrándose, por el momento en la primera de las mismas. Lo primero que se ejecutó fue una estructura metálica, situada en el interior del canasto, para poder trabajar en el mismo sin tener que seccionarlo.

Se está trabajando en la igualación del dorado, ya que no se va a dorar de nuevo, sino que se va a resanar las partes que están peor igualándolas en color con las que se van a conservar. Son muy visibles, actualmente, estos trabajos en la canastilla y en uno de los candelabros y jarra de los años 40.

Con respecto al monte, se va a mantener, ya que Anillo considera que se encuentra en buen estado, aunque aumentará unos centímetros porque se va a proceder a realizar un sistema de ventilación entre la estructura interior y el monte, cosa que agradecerán enormemente los costaleros y que evitará la gran humedad que se origina, al no tener apenas la estructura y el canasto partes abiertas que permitan la entrada de aire

 Por último, el sistema de subida y bajada de la cruz que, aunque es muy antiguo, se va a conservar también, al estimarse por el restaurador que el realizar uno nuevo no conllevaría una gran ventaja y, además, supondría un desembolso importante. Se va a restaurar, sobre todo, el sistema de sujeción y realizarle una limpieza. Como curiosidad reseñar que este artilugio fue realizado por un antepasado de Mendoza, el campanero de la Colegiata del Divino Salvador.

Este trabajo minucioso de restauración integral de un paso estará concluido para la Cuaresma próxima, aproximadamente en el mes de marzo de 2010.

 

 

 

 

 

Fotos: Juan Alberto García Acevedo.










Utilizamos cookies para realizar medición de la navegación de los usuarios. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso.