Arte Sacro
  • Noticias de Sevilla en el mes del Carmelo
  • martes, 17 de julio de 2018
  • faltan 271 días para el Domingo de Ramos

Provincia. Una mirada a la provincia. La Hermandad de Jesús sin soga de Écija


 Eduardo Fdez. López. Hoy vamos a conocer a la Hermandad y Cofradía de Ntro. Padre Jesús sin soga, Ntra. Sra. de la Fe y Sagrados Corazones de Jesús y María de la bella ciudad de Écija.

Según nos cuenta el Consejo General de Hermandades de Écija esta Hermandad nace en la primavera~verano de 1977 como fruto de la unión de dos grupos de jóvenes, uno que desarrollaba una labor de caridad y apostolado en ciertos barrios de la ciudad y otro, que deseaba integrarse en una hermandad de penitencia.

Instituida canónicamente en la iglesia de Santa Bárbara, filial de la parroquia de Santa María, vio aprobada sus Reglas por el Arzobispado de Sevilla el 24 de octubre de 1988, si bien venía realizando estación de penitencia desde 1978 en la tarde noche del Viernes Santo.

Antes de iniciar la salida penitencial, los cofrades hacen promesa de silencio y realizan el recorrido oficial portando cruces de madera, sin acompañamiento musical.

 La Venerada Imagen de Nuestro Padre Jesús Sin Soga, de gran calidad artística, es obra maestra de uno de los más importantes imagineros de la escuela barroca sevillana, José Montes de Oca, que la realizó en 1732. Representa un Nazareno camino del Calvario, en el que la huella montañesina se refleja en el gran realismo de la cabeza, manos y pies del Señor, y la influencia mesina en la zancada.

Recibía culto bajo la advocación de Jesús Cansado en la desaparecida capilla de San Gregorio sita en el antiguo barrio del Matadero. La actual advocación es recuperada por la Hermandad en 1977 de una antigua y pía tradición ecijana según la cual el Nazareno, del retablo callejero de la capilla exterior de Santa Bárbara, hizo el milagro de desprenderse y convertir en oro su cíngulo de esparto, socorriendo de este modo a un necesitado devoto que rezaba.

Procesiona cada tarde de Viernes Santo cargando con la cruz, sin cíngulo, sobre paso neobarroco tallado en madera en su color por Guillermo Riego y con cartelas, crestería, moldura obra de José Luís Asencio. Fue adquirido a la Hermandad del Silencio de esta misma localidad.

 Porta en sus esquinas 4 faroles en metal cincelado y plateado realizado en los Talleres Sevillanos de Orfebrería Sevillana.

Nuestra Señora de la Fe es una hermosa representación dolorosa de autor anónimo del siglo XVII. Tiene la bella particularidad de mostrar las manos unidad en actitud orante.

Incorporada en 1987 al cortejo penitencial, fue cedida a la Hermandad por los religiosos del antiguo convento de San Pablo y Santo Domingo en Octubre de 1980, ya que se trata de la antigua titular que, bajo la advocación de Nuestra Señora de las Angustias, procesionó durante los siglos XVII y XVIII, en unión al Cristo Yacente en la cofradía del Rosario que, curiosamente, realizaba su estación también en la tarde del Viernes Santo desde el referido convento dominico hasta que la rivalidad encontrada con la Hermandad de la Soledad llevó al Consejo de Castilla a prohibirles a ambas la salida procesional desde 1789, no recuperando posteriormente el carácter procesional la del Rosario, que continua su actividad religiosa hasta nuestros días.

Procesiona al tradicional modo ecijano sobre paso de madera tallada obra del pontanes Francisco Palos, combinando ante la peana de la Virgen la candelería y los candelabros de guardabrisas. Las figuras procesionales que adornan la canastilla son obra de Francisco Fernández Enríquez y Darío Fernández Parra.

La corona de Nuestra Señora de la Fe se realiza en el taller de Hijos de Juan Fernández en 1989.

Fotos: Manuel Pinto Montero










Utilizamos cookies para realizar medición de la navegación de los usuarios. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso.