Arte Sacro
  • Noticias de Sevilla en el mes del Carmelo
  • jueves, 19 de julio de 2018
  • faltan 269 días para el Domingo de Ramos

Provincia. Una mirada a la provincia. La Hermandad de Jesús Nazareno de Osuna


 Eduardo Fdez. López. Nuestra mirada se centra hoy en Osuna, vamos a conocer a la Hermandad de Ntro. Padre Jesús Nazareno.

Aunque tradicionalmente se ha venido señalando el año de 1635 como fecha de fundación de la Hermandad, hoy podemos adelantar bastantes años ese nacimiento y fijarlo con certeza el ocho de julio de 1576.

La imagen del Nazareno es de autor anónimo, siendo una obra sevillana datable del último cuarto del siglo XVII. Tradicionalmente y según nos cuenta la propia Hermandad se ha venido atribuyendo genéricamente al taller de Roldán, y en ocasiones a la gubia de su hija Luisa Roldán, conocida como La Roldana.

La talla fue restaurada en 1987 por el profesor Francisco Arquillo Torres, quien consolidó su estructura y detuvo el ataque de xilofagos que padecía la madera. La gran devoción que tiene la venerada imagen la proclaman los cientos de emigrantes ursaonenses que el Viernes Santo, principalmente desde Cataluña, arriban a la villa para acompañar por unas horas a Jesús.

La salida se realiza al alba del Viernes Santo, en torno a las 6 de la mañana, realizando estación de penitencia a la Insigne Iglesia Colegial.
Los nazarenos visten túnica morada y antifaz del mismo color y llevan el escudo bordado sobre el lado izquierdo del pecho.

 La sede de esta Hermandad es la parroquia de la Victoria, antiguo templo fundado en 1549 y que en 1607 pasó a ser iglesia del Convento de los Mínimos de San Francisco de Paula.

El templo consta de una sola nave con capillas en los contrafuertes y se cubre con bóvedas de cañón decoradas con yesería de motivos serlianos. Su configuración actual responde a obras del siglo XVI con numerosas y sustanciales reformas de los siglos XVII y XVIII.

Es venerada la imagen del Nazareno en un retablo obra de Pedro Roldán. El retablo se concertó en enero de 1700, pocos meses después de la muerte del genial y polifacético escultor sevillano. Este retablo se encuentra dentro de una capilla rectangular adosada en el lado de la Epístola.

Roldán fue el encargado de la escultura, Pedro García de Acuña de la arquitectura, y finalmente, años más tarde, en 1714, Lorenzo Vallejo lo doró.

El paso en el que procesiona es de madera tallada y dorada. Se ilumina con cuatro faroles, fue dorado todo el conjunto en los talleres de Manuel Calvo. El paso es llevado, como muchos de los de Osuna, al estilo granadino, llevado por fuera por 32 costaleros.

Fotos: Manuel Pinto Montero










Utilizamos cookies para realizar medición de la navegación de los usuarios. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso.