Arte Sacro
  • Noticias de Sevilla en Tiempo Estival
  • jueves, 22 de agosto de 2019
  • faltan 227 días para el Domingo de Ramos

Provincia. Una mirada a la provincia. La Hermandad de la Expiración de Écija


 Eduardo Fdez. López. El Martes Santo procesiona por las calles de Écija la Hermandad del Stmo. Cristo de la Expiración, Ntra. Sra. de los Dolores y Ntro. Padre Jesús Nazareno de la Misericordia, con sede en la Parroquia de Santiago el Mayor.

Los orígenes de esta hermandad se remontan al año 1579, cuando fue aproba­da la Regla de la cofradía de disciplina de Nuestra Señora de la Encarnación. Con el paso de los siglos, la hermandad aumentó el número de sus advocaciones y modificó su nombre, permaneciendo siempre establecida en la parroquia de Santiago.

La Regla de la hermandad de Nues­tra Señora de la Encarnación fue amplia­da en 1759 para adaptarse a los nuevos tiempos, intitulándose a partir de ese momento Hermandad del Cristo de la Expiración.

Entre 1908 y 1936 no efectuó estación de penitencia, en 1942 se propuso la creación de una hermandad que aglutinase a los estudiantes ecijanos en torno al Cristo de la Expiración, esto no llegó a conseguirse hasta veinte años más tarde, realizando su primera estación de penitencia en 1965.

  

 Tres pasos saca esta Hermandad a la calle, el paso de Nuestro Padre Jesús de la Misericordia representa el misterio del pasaje evangélico de las tres negociaciones de San Pedro.

El Cristo de la Misericordia representa a Jesús maniatado y es una talla de Montes de Oca realizada en 1729. Completan el misterio un hebreo que acusa al apóstol, la de una mujer en similar actitud, dos sayones, San Juan Evangelista, un gallo sobre una columna y un soldado romano a caballo, blanco por cierto, que al salir del templo de Santiago se ha ganado el sobrenombre del Caballo de Santiago.

La talla del paso, aun en realización pertenece al taller ecijano de Antonio Balmaseda Rodríguez e Hijos.

En el segundo paso procesiona el Santísimo Cristo de la Expiración, un crucificado salido de los talleres de Pedro Roldán en el siglo XVII.

Procesiona en un paso tallado por Antonio Martín y presenta un relieve con escenas de la Pasión.

Nuestra Señora de los Dolores está atribuida a la Roldana y fue restaurada en 1991 por José Rodríguez-Rivero. El paso, sin palio e inspirado en el barroco ecijano y en metal plateado, es de Díaz Roncero y la madera de Moreno Anguita.

Lleva una ráfaga, un corazón, media luna en plata de ley del siglo XVII y una corona también de plata, lo que hace de este paso una auténtica joya digna de contemplar.

Fotos: Eduardo Fdez. López










Utilizamos cookies para realizar medición de la navegación de los usuarios. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso.