Arte Sacro
  • Noticias de Sevilla en el mes del Carmelo
  • jueves, 19 de julio de 2018
  • faltan 269 días para el Domingo de Ramos

Provincia. Una mirada a la provincia. La Hermandad de la Soledad de Marchena


 Eduardo Fdez. López. El Arzobispado hispalense aprueba el 23 de Marzo de 1567 las Reglas fundacionales de la entonces Cofradía del Traspaso y Soledad de Nuestra Señora, con residencia canónica en la Iglesia de Santa María de la Mota, hoy  Antigua, Real e Ilustre y Fervorosa Hermandad, y Cofradía de Nazarenos del Sto. Entierro de Cristo, Ntra. Sra. de la Soledad y Triunfo de la Santa Cruz. de Marchena.

Constituida en Hermandad de penitencia, de luz y de sangre, fija su estación penitencial en las primeras horas del Viernes Santo, en los primeros años presidía un pequeño crucifijo, portado por un clérigo o un hermano, según costumbre, hasta que en 1574 es entregada la Imagen de Nuestra Señora y Madre de la Soledad.

Nuestra señora y Madre de la Soledad es una imagen de vestir, tradicionalmente vinculada con la que se concertó con Gaspar del Águila en 1570. Mantiene una postura muy hierática muy propia de finales del siglo XVI y principios del XVII, mostrando sus manos entrelazadas, habiendo sido sometida a varias restauraciones.

  

 En 1575, el escultor Jerónimo Hernández talla la imagen del Cristo Yacente, representando a Jesús descendido de la Cruz.

A raíz del nuevo orden litúrgico, la Hermandad trasladó su salida procesional y Estación de penitencia a la tarde del Sábado Santo, haciéndolo desde la Semana Santa de 1957.

El Cortejo procesional es iniciado por el paso del Triunfo de la Santa Cruz, sobre las andas de metal dorado que portaban el Santo Sepulcro hasta el año 2000 y que guarda a grandes rasgos las líneas neoclásicas, fechándose su construcción en 1941.

El paso actual del Cristo Yacente fue  realizado entre los años 1996 al 2000, siguiendo diseño y talla de Manuel Guzmán Bejarano, ejecutado en madera de cedro siguiendo el estilo neobarroco y va iluminado por cuatro faroles de orfebrería.

El paso de palio se estreno en 1927, siendo el primero de estas dimensiones en la Semana Santa de Marchena. Se trata de una ampliación del primero, ejecutado hacia la mitad del siglo XIX por el orfebre José de Olavide.

La Soledad aparece vestida con saya y manto de terciopelo negro y bordados en oro, ambos confeccionados por Patrocinio López en 1863 y con la ráfaga que la caracteriza, obra de orfebrería, realizada en plata por Palomino en 1864.

Actualmente y por obras en su sede canónica las imágenes titulares reciben culto en la Iglesia de San Juan.

Fotos: Manuel Pinto Montero y Ayuntamiento de Marchena.










Utilizamos cookies para realizar medición de la navegación de los usuarios. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso.