Arte Sacro
  • Noticias de Sevilla en Tiempo Estival
  • sábado, 19 de agosto de 2017
  • faltan 218 días para el Domingo de Ramos

Los otros Crucificados de Sevilla: El de San Diego de Alcalá del Plantinar


 Francisco Santiago. Nuestras recientes visitas al Plantinar, nos han hecho estudiar un poco más a fondo al crucificado que preside la parroquia de San Diego de Alcalá y que muchos imaginan como el Señor Atado a la Columna de "Cigarreras" pero muerto, aunque en otras visiones, ven una clara inspiración en el Cristo de la Buena Muerte de la Hermandad Universitaria.

Este crucificado es una de las obras menos conocidas en Sevilla del gran imagniero Francisco Buiza y, lamentablemente no existe documentación ni contrato escrito en el archivo parroquial, sin embargo en una tesis doctoral de D. Pedro Ignacio Martín Leal, de abril de 1987 aparece lo que sigue: "Fué contratado por el primer parroco que tuvo esta parroquia y que fué D. Juan Manuel Dominguez Peña con el escultor D. Francisco Buiza Fernández. Se contrató el dia 8 de julio de 1971 y se terminó en 5 de febrero de 1972. Mide 1,80 mts. y fue tallado en Pino de Flandes. El precio de la escultura fué de 85.000 pts". La imagen aún no tiene advocación, ni la ha tenido nunca.

Es una imagen de Cristo Crucificado muerto en la Cruz , de estilo barroco que inclina la cabeza hacia el lado derecho, en un suave gesto, apareciendo los ojos cerrados y la boca entreabierta.

El sudario es de una pieza, atado por cuerda, dejando entrever la cadera derecha. Aunque podemos asegurar que el mismo modelo inspiró al Atado de Cigarreras, este último realizado en 1974,  su expresión es más cercana, por la dulzura a la obra de Juan de Mesa que al gesto de sufrimiento que podemos ver en el de la Fábrica de Tabacos.

Igualmente carece de corona de espinas y potencias, y la cabellera, como es habitual en Buiza, aparece minuciosamente tallada y abundante, destacando un largo mechón en el lado derecho.

Su policromía evidencia la maestría de Buiza, junto a la correcta anatomía, mostrándose distintas heridas y laceraciones, además de regueros de sangre no excesivamente acusados.

Esperamos que con estas líneas y con la Hermandad del Sol celebrado sus cultos en San Diego de Alcalá, podamos contemplar con más detenimiento esta gran obra de Francisco Buiza para Sevilla, una de las grandes desconocidas para el público en general.

 

Gracias al P. Geraldino Pérez Chávez, parroco de San Diego de Alcalá por su aportación a este especial. 

Fotos: Francisco Santiago







Utilizamos cookies para realizar medición de la navegación de los usuarios. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso.