Arte Sacro
  • Noticias de Sevilla en el mes de los Difuntos
  • lunes, 18 de noviembre de 2019
  • faltan 139 días para el Domingo de Ramos

Provincia. Jueves Santo en Tomares‏


Arte Sacro. La Hdad de la Veracruz de Tomares vivió un acontecimiento histórico el pasado 17 de Abril.

La Hermandad cambiaba su estación de penitencia a la tarde del Jueves Santo, abandonando así la madrugá aljarafeña.

El éxito del cambio fue rotundo, dejando estampas inéditas y momentos para el recuerdo de los tomareños. Las calles con gran multitud de vecinos, tanto de la localidad como de otras localidades que no quisieron perderse el día grande de Tomares. 
A las 17:30 horas se ponía en la puerta la Cruz de Guía de la Hermandad.

Poco tiempo después traspasaba el dintel del templo el Santísimo Cristo de la Veracruz acompañado por la fantástica Agrupación Musical Nuestra Señora de la Encarnación de San Benito de Sevilla. Cerca de una hora después lo hacía la Virgen de los Dolores con el gran estreno de la marcha "Dolores, madre de Tomares" del compositor tomareño Manuel Martín Peón interpretada magistralmente por la Banda Municipal Cristo del Perdón de La Rinconada. 

A partir de ahí el recorrido por las calles de la localidad se convertía en un espectáculo de vida y de luz que dejaba numerosas y bellas estampas debido al nuevo horario. Calles estrechas como Pedro Oliva Torres o Colón se convirtieron en pasillos llenos de vecinos que acompañaron a los titulares durante toda la estación de penitencia.

La segunda saeta salía de la voz de Joaquín Pavón bajo la atenta mirada de un amplio cuerpo de monaguillos que formaron delante de los titulares durante todo el recorrido. Un recorrido en el que se vivieron momentos emotivos como el paso por la Casa Hermandad del Rocío, la Peña Bética donde el saetero Alex Hernández dedicó una a cada titular o el paso por el Ayuntamiento donde  la cantante local Ely Silva se dejaba el alma en la saeta a su Cristo de la Veracruz, o la lluvia de flores que los vecinos quisieron regalar a la Reina de Tomares.

Una Semana Santa más, de vuelta y en las cuatros esquinas, pero este año, en noche cerrada se llevaba a cabo el encuentro entre la Virgen de los Dolores y su hijo el Cristo de la Vera Cruz en el Calvario con la marcha, como es tradición, "Pasan los campanilleros".

Este sería uno de los últimos momentos antes de la entrada en el templo, en el que de nuevo en los alrededores no cabía un alfiler. Sobre las 00:30 horas lo hacia el Cristo y en torno a las 00:50 horas el paso de Virgen, cerrando así una estación de penitencia histórica, marcada por la luz del día y la vida que acompañó a la Hermandad desde dentro y por fuera durante todo el recorrido.

Información y fotos: Ayto de Tomares










Utilizamos cookies para realizar medición de la navegación de los usuarios. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso.