Arte Sacro
  • Noticias de Sevilla en Tiempo Ordinario
  • martes, 02 de junio de 2020
  • faltan 299 días para el Domingo de Ramos

El Fiscal. Diario de Sevilla.


EL BUEN GUSTO EN LA ANUNCIACIÓN

EN tiempos de experimentos priostiles practicados por quienes toman lo sagrado como si de gaseosa se tratara, conviene mostrar los dos ejemplos de buen gusto citados en esta página el pasado domingo. Se trata de las imágenes de los santos esculpidos por Juan Martínez Montañés que reciben culto en la Anunciación: San Francisco Javier y San Francisco de Borja, concebidas por el escultor de Alcalá la Real como maniquíes para ser revestidos según la liturgia. A principios de mes, con ocasión de los cultos en honor de la Inmaculada, los dos santos aparecieron ataviados con roquetes y casullas con los colores de la festividad. "El prioste Palomino viste la imaginería de Montañés", podríamos haber titulado el pie de esta fotografía, una instantánea que ofrece además la silueta del Cristo del Amor y una mirada infantil con ansias por descubrir.

OTRA LITURGIA EN EL ALTAR DE PLATA

LA bendición de decenas de imágenes del Niño Jesús portados hasta la Catedral por los más pequeños de muchas familias sevillanas es una ocasión para comprobar que otra estética es posible en el altar de plata. Si a lo largo del extenso programa de celebraciones del Año Jubilar se demostró que el templo metropolitano registraba casi un lleno sin necesidad de coronaciones canónicas (es decir, sin que mediara una convocatoria cofradiera), el día 22 se llegó a la misma conclusión en cuanto al aforo y también respecto a la estética de un altar que poco tenía que ver con la cera alta, los techos de palio como doseles y las bandejas de plata con preseas a punto de ser alzadas. Navidad en la Catedral, caras infantiles en el presbiterio, último capítulo antes del cambio de liturgia.

Las petaladas de 2005. Las flores de este fiscal por las labores del año que termina tienen varios destinatarios. Petalada a la moderación y el buen gusto del Consejo de Cofradías por la celebración de su cincuentenario con un Te Deum en la Capilla Real, un ágape reducido en el Alcázar y un ciclo de conferencias de sumo interés (entre ellas la del cardenal). En tiempos de exceso y chabacanerías, ha sido todo un ejemplo y un acto de consecuencia. Petalada a la seriedad de la autoridad eclesiástica por desautorizar el engendro de Munarco en su décima edición que pretendía importar tronos de Málaga y pasos de Valladolid, Murcia y otras ciudades con los titulares sagrados incluidos. No deberían permitirse nunca tamañas frivolidades en el mundo de las cofradías. El daño a la imagen de la ciudad –de la que se aseguraba que saldría promocionada turísticamente– hubiera sido irreversible. Petalada al buen gusto de la Delegación de Fiestas Mayores por organizar exposiciones de interés en las Atarazanas durante la cuaresma (muy notable la de los Ariza) y por la publicación de libros de contenidos que verdaderamente aportan y no redundan.

Chaparrones de 2005. Los aguaceros del año, de esos que sorprenden por la calle Sierpes sin posibilidad de escapatoria hacia la Anunciación o el Santo Ángel, son también para destinatarios varios. Chaparrón para quienes provocan la judicialización de la vida de las hermandades (pleitos en Montesión por el manto y la banda del Sol, videojuego Matanza cofrade, envío de e-mail suplantando la identidad de hermanos mayores, etcétera). Una cosa son los recursos en Palacio, de los que la historia de las cofradías incluye cientos de referencias, y otra la llamada a las puertas de los tribunales civiles para resolver asuntos que no deberían salir de las casas de hermandad. Chaparrón a quienes convierten ciertas web cofradieras en los foros idóneos para el insulto y la crítica personal. No tienen bastante con las puertas traseras de los aseos. Chaparrón a la lentitud con la que avanza la acción social conjunta de las hermandades, de la que en el Consejo se lleva hablando tanto o más que de la reforma de los estatutos. Chaparrón al actual Gobierno central por paralizar la subvención concedida en el BOE a la Hermandad de la Macarena por el anterior Ejecutivo. La corporación ha pagado los platos rotos del intento de cambiar el modelo en las relaciones Iglesia-Estado. El asunto está ya en manos de los abogados. Y chaparrón a los mandatarios municipales que venden humo, humo y más humo cada vez que sacan el proyecto de ampliación de la carrera oficial.

Más chaparrones. Un buen aguacero les debería caer a todos esos trepas que merodean por el mundo de las cofradías. Los ha habido este último año de pelaje diverso: políticos empeñados en meterle mano a la Semana Santa para que la atención no se centre en otros temas de la actualidad, supuestos empresarios que financian obras suntuarias para blanquear miles de euros y terminar saliendo escaldados, y hasta algún que otro profesor universitario de bajo calibre, con ansia de notoriedad y con pretensiones de estar en la pomadilla local valiéndose de amistades transitorias, adelantando por la derecha hasta chocarse y exhibiendo formas torpísimas. Cualquiera de los personajes de este último ejemplo bien podrían figurar en el reciente libro de José María Ribas Alba (Teoría del trepa sevillano), sobre todo con una narración muy particular sobre cómo es interceptado y descubierto cierto trepador de tertulia al alza, espécimen al que habremos de referirnos más adelante y con mayor detalle. Un buen chaparrón por Sierpes debería caerles a todos ellos, advenedizos de las cofradías.

Cabildos grabados. No está mal conectar el aparato para que quede constancia de las airadas intervenciones de los miembros de la oposición. Sí, ya se sabe que la versión oficial hace referencia a que la grabadora es sólo un instrumento de ayuda para el secretario a la hora de redactar el acta, pero hay que mirar detrás del telón de la oficialidad: la grabadora, además de cohibir, sirve de prueba en casos de disputas o de pérdida de nervios o papeles. Algunos dirigentes, como el veterano Adolfo Arenas (La Hiniesta) no han tenido reparo alguno en admitir su uso, eso sí, con conocimiento general previo. Otros, como Manuel Paz (Dulce Nombre) ya han recibido quejas. Lo que no deja de sorprender es que el Arzobispado se refiera a las juntas de gobierno como "meras usuarias" en el apartado de la responsabilidad por casos de negligencia en el uso.

El pertiguero. Primer golpe. Juan Garrido Mesa recibirá el premio Andrés Vandelvira a la mejor trayectoria en defensa del patrimonio histórico de la Consejería de Cultura. Segundo golpe. Jesús Martín Cartaya será distinguido con la bambalina de plata de la tertulia La Bambalina. Tercer golpe. ¿Cuántas peticiones de balcón ha recibido ya Adolfo Arenas desde que ha mudado su despacho a la misma Campana? Y ciriales arriba. El nuevo hermano mayor del Santo Entierro, Luis Miguel Onieva, sólo pertenece a esta cofradía. Todo un pata negra. Rara avis.

EL LAGARTO DE LA CATEDRAL:

<< La tarde del día 22 tuve competencia paisajística en las alturas porque se permitió la entrada masiva de niños con globos en la Catedral. Resulta que muchos se escaparon del control de las infantiles manos. Ascendieron hasta formar parte de la decoración de las bóvedas góticas durante horas >>

elfiscal@diariodesevilla.es 

 










Utilizamos cookies para realizar medición de la navegación de los usuarios. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso.