Arte Sacro
  • Noticias de Sevilla en Tiempo Estival
  • miércoles, 21 de agosto de 2019
  • faltan 228 días para el Domingo de Ramos

Provincia. Una mirada a la provincia. La hermandad del Santo Entierro de El Rubio


 Eduardo Fdez. López. Cierra la Semana Santa de la localidad sevillana de El Rubio la Ilustre y Fervorosa Hermandad y Cofradía de nazarenos del Santo Entierro de Cristo y María Santísima de los Dolores.

El cardenal Marcelo Spínola y Maestre aprobó en 1904 las reglas fundacionales de esta hermandad  por un periodo de cuatro años.

Esta hermandad tiene su sede en la parroquia de Nuestra Señora del Rosario, edificio reconstruido completamente después de los devastadores sucesos de 1936.

Las imágenes titulares de esta hermandad son un Cristo Yacente, obra de Emilio Pizarro y una dolorosa realizada en 1944 por el insigne imaginero Antonio Castillo Lastrucci.

El Cristo Yacente perteneció hasta el año 1950 a la hermandad sevillana del Baratillo, cuando esta encarga una nueva imagen del Cristo de la Misericordia al escultor Luis Ortega Bru.

 En 1892 la Hermandad del Baratillo se reorganiza para adquirir el carácter penitencial, aprobándose las nuevas reglas en 1893, y realiza su primera salida procesional en 1905 con un conjunto escultórico realizado por el escultor Emilio Pizarro, estando compuesto por la Virgen sedente al pie de la cruz con la imagen de Cristo muerto en sus brazos y los Santos Varones al pie de las escaleras.

En 1914, el mismo escultor completa el misterio con las efigies de San Juan y la Magdalena, arrodillados junto al conjunto de la Piedad.

En 1940 se inician importantes reformas en los enseres, y patrimonio de la hermandad, iniciándose con la sustitución primero de las imágenes de San Juan y la Magdalena y terminando con la sustitución de la Virgen de la Piedad en 1945 y el Cristo cinco años más tarde como antes hemos comentado.

 En un principio este Cristo fue cedido al Arzobispado aunque terminó en poder de un anticuario que fue quien se lo vendió a esta hermandad que hoy nos ocupa, hoy los sevillanos podemos recordarlo bien en postales antiguas o en el conocido azulejo del Postigo, obra de Alfonso Chaves Tejada en 1947.

Realizan estación de penitencia con esta hermandad unos 150 hermanos nazarenos vestidos con túnica negra y capillo negro, capa, cordón y botonadura blanco.

El paso del Cristo Yacente se estrenó en 1992 y fue realizado en el taller de Rafael Pérez en Lucena en madera de caoba según las líneas estéticas del anterior.

Por su parte, la bella Virgen de los Dolores procesiona en un paso de palio con orfebrería de Manuel de los Ríos, estrenándose la pasada Semana Santa los doce varales.

Fotos: Manuel Pinto Montero










Utilizamos cookies para realizar medición de la navegación de los usuarios. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso.