Arte Sacro
  • Noticias de Sevilla en Tiempo Estival
  • sábado, 19 de agosto de 2017
  • faltan 218 días para el Domingo de Ramos

Los otros crucificados de Sevilla. El Cristo de los Humildes y Abandonados


 Francisco Santiago. Un día en una de nuestras visitas a la Hermandad de la Esperanza de Triana, pregunté a Francisco Gallego Torralba, actual secretario de la Hermandad de la calle Pureza, por el crucificado que se divisaba en el coro y que, por motivo de las obras en la capilla, no se podía visitar en ese momento.

Francisco, me contó que era una talla antigua con una historia muy peculiar del que podíamos saber más consultando el boletín corporativo y así lo hice. En dicha publicación nos encontramos este artículo del hermano José Enrique Torres Carriazo y que pasamos a reproducirles a continuación:

“En una mañana de primavera muy cercana a las fechas en que Sevilla se viste de fiesta para su semana mayor, acompañado de mis padres y un amigo de la familia, visité un pueblo muy cercano a la capital donde teníamos unos conocidos. Al llegar nos dirigimos a la casa de esta familia, salimos a dar un paseo y nos enseñaron casas de gran belleza, arquitectónica e histórica.

Nos introducimos en una de ellas, siendo avisados del deterioro de su interior debido a su antigüedad y a su mal estado. Estuvimos visitando las diferentes habitaciones de la casa hasta llegar a un desván el cual estaba lleno de muebles y madera podrida y con muchas humedades.

 Tuve la curiosidad de entrar en una de las habitaciones y observé que detrás de una cortina se vislumbraba una mano y una cabeza asomando. Al acercarme y levantar la cortina me di cuenta que era un crucificado de tamaño natural, en muy mal estado de conservación. Se lo comuniqué a los dueños de la casa y a mis padres, y pregunté qué procedencia tenía aquella talla. Me informaron que llevaba muchos años abandonada en la casa y que debido a su gran deterioro la iban a utilizar, el invierno siguiente, como combustible para la chimenea.

Esta noticia nos sorprendió y decidimos ponernos de acuerdo con los dueños para trasladar la talla a la capital y decidir qué hacer con ella. Debido a su gran tamaño, nos proporcionaron una furgoneta para su traslado. La talla fue llevada a Sevilla, a una casa de mi familia hasta decidir qué hacíamos con ella.

A los pocos días y, gracias al amigo que nos acompañó al pueblo, que estaba metido en el mundo del arte, hablamos con el restaurador Ángel de la Feria, quien se encargó de restaurar la talla. Arregló los brazos, las piernas y le cambió la cruz porque estaba muy deteriorada.

Terminada la restauración nos comentó que la talla estaba realizada en tela encolada y que este material tan antiguo podría haberse utilizado a finales del siglo XVI o principios del XVII.

Debido a su gran tamaño, mis padres decidieron dejarlo en la casa familiar hasta una nueva ubicación. Al cabo de los años, debido a mi devoción por esta imagen y mis tradiciones cofrades, le sugerí a mi madre que la mejor ubicación podría ser nuestra hermandad de toda la vida. Que ella tuviera el privilegio de recoger esta talla para sus hermanos y fieles devotos. Mi madre se lo comunicó a la hermandad y la imagen fue trasladada a las dependencias de la capilla, hasta encontrar una nueva ubicación al finalizar las obras que se están realizando.

Que esta imagen ayude a la hermandad, para que sus hermanos y hermanas humildes nunca se encuentren abandonados por nuestro Señor Jesucristo. Santa Ángela de la Cruz decía:“La humildad es la medicina de todos los males, la que cura todas las heridas, la que endulza todas las penas, la que nos hace caritativos para ser todo para todos, la que nos hace que nos ocultemos buscando el último lugar, no buscándonos a nosotros mismos sino la gloria de Dios, y entonces es cuando se ganan las almas”.

Espero y pido, como hermano vuestro, que si en algún momento esta talla fuera bendecida y expuesta se le otorgara el nombre de Cristo de los Humildes y Abandonados.”

Como ven, una más que emotiva y curiosa historia para este Cristo que logró hacer realidad la voluntad de José Enrique, pues el cristo pasó a presidir la parte superior del coro, como ya les he comentado y en la actualidad de encuentra de forma provisional, por el arreglo y obras de la Capilla en un lugar privilegiado, junto al paso de misterio del Señor de las Tres Caídas.

No sabemos la futura ubicación del mismo, pero aquí les dejo esta historia y las fotografías que realicé el 2 de abril de 2009, como motivo de la visita a la capilla y a un día de la inauguraciónm de la calle “Esperanza de Triana”.

Fotos: Francisco Santiago

Bibliografía: Boletín Hermandad de la Esperanza de triana. Cuaresma 2008







Utilizamos cookies para realizar medición de la navegación de los usuarios. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso.